in

Así ayuda la ciencia a encontrar a los desaparecidos en América Latina – El Financiero

La conversación

En la mayoría de los países latinoamericanos donde ha habido un alto nivel de conflicto civil en las últimas décadas, todavía hay una un gran número de personas desaparecidas debido a desapariciones forzadas. Solo en Colombia, se estima que esta cifra supera los 120.000 después de cinco décadas de amarga revuelta. Muchos miles de personas han desaparecido México, Argentina, Chile, El Salvador y Guatemala.

La búsqueda de restos humanos en Sudamérica es un gran desafío, muchas veces consecuencia de que se realiza en lugares remotos, en terrenos inhóspitos y por el tiempo transcurrido desde la desaparición de la persona, que puede ser de más de 40 años.

Una investigación por etapas

Tratar de localizar víctimas es un proceso muy específico: depende en gran medida de cómo, cuándo, dónde y por qué cada víctima fue asesinada y quién la mató. Dado que los gobiernos a menudo no están dispuestos a buscar los cuerpos, a menudo recayó en investigadores como nosotros.

La estrategia generalmente aceptada para la búsqueda de restos, tanto en tierra como bajo el agua, es una investigación gradual de un área sospechosa de ser utilizada para el entierro. A menudo, estos son lugares a los que no puede ingresar y comenzar a excavar, pero primero debe recopilar evidencia para obtener un argumento legal sólido para obtener el permiso oficial.

La investigación es parte de información de antecedentes disponible y datos satelitales para buscar pistas sobre dónde podrían estar enterrados los cuerpos. Luego, los equipos de campo realizan estudios controlados que a menudo implican el entierro de cadáveres de cerdos como sustitutos de humanos. Esto les permite, durante largos períodos de tiempo, obtener información sobre cómo el suelo en esa área puede haber respondido a los entierros humanos. De esta manera, pueden identificar lugares en el área donde se sospechan entierros y tienen suelos de características similares, momento en el que pueden realizar estudios de suelo completos seguidos de investigaciones más intrusivas.

En una investigación realizada por expertos de la Universidad de Keele, junto con colegas españoles de la Universidad de Oviedo, utilizamos estas técnicas para localizar con éxito en 2016 los restos de 26 víctimas que habían sido enterradas en la década de 1930 en una región montañosa de la provincia de Asturias, en el norte de España, durante la Guerra Civil Española.

Más recientemente, una organización llamada Equipo Argentino de Antropología Forense, creada originalmente para buscar víctimas desaparecidas en ese país, investigó otros conflictos sudamericanos y recuperó los restos de las víctimas de un asesinato masivo de 1981 en El Salvador usando técnicas similares.


recopilación de pruebas

En un estudio controlado, los científicos identifican sitios de prueba que pueden ser similares a los encontrados por investigadores forenses que buscan víctimas de asesinato. Luego reproducen lo que los equipos de investigación podrían encontrar; por ejemplo, simulan víctimas de asesinato en varios escenarios de entierro.

Mientras la mayoría de los investigadores utilizan cerdos como sustitutos de cadáveres humanos, algunos utilizan cuerpos donados cuando la ley lo permite. Los cerdos se utilizan a menudo porque son similares en tamaño a los humanos y tienen una proporción comparable de tejido corporal a grasa, tamaño de órganos y tipo de piel.

Estos sitios de prueba están diseñados para averiguar el mejor método para detectar cadáveres en ese tipo de entorno. Esto se relaciona con el hecho de que, con el tiempo, los cuerpos se descomponen y liberan líquidos. Se convierten en esqueletos y el suelo debajo se compacta.

El siguiente diagrama muestra las diferentes etapas de un sitio de entierro clandestino para una víctima de homicidio, con a) un nuevo entierro que podría identificarse simplemente caminando sobre el sitio, b) el primer fase de descomposición en la que se liberan gases detectables por perros de búsquedac) descomposición en su última fase, en la que se liberan fluidos conductores detectables por un estudio de resistividad eléctrica y, d) la fase esquelética, que se detecta mejor con un radar de penetración terrestre (GPR).

Nuestro equipo de investigación ha creado sitios de prueba controlados en los terrenos del campus de las universidades de Los Llanos y Antonio Nariňo en Colombia, que tienen diferentes ambientes tropicales, rurales y de campo. Simulamos entierros de canales de cerdo en diferentes tipos de entierro. Unos fueron descuartizados, otros vestidos y otros desvestidos. Estos, desafortunadamente, son los escenarios comunes de entierro en Colombia.

Una vez creadas, las fosas simuladas que contenían los cadáveres de los cerdos fueron enterradas y monitoreadas durante más de dos años. El monitoreo incluyó levantamientos aéreos con cámaras y equipos de detección especializados con drones no tripulados. También llevamos a cabo levantamientos geofísicos del suelo utilizando la resistividad eléctrica, que mide las resistencias actuales en el suelo, siendo los fluidos de descomposición un excelente objetivo geofísico (que se muestra a continuación) y el GPR para detectar objetos enterrados.

A partir de los resultados de los drones, encontramos cambios en la vegetación que indicaban ubicaciones recientes de las tumbas, si no fueran en áreas boscosas densas. Además de las plantas típicas del bosque, también crecían plantas sobre los entierros, por lo que podrían indicar dónde están los cuerpos si los equipos de búsqueda supieran lo que estaban buscando.

Los resultados geofísicos del sitio de prueba mostraron que las investigaciones de resistividad eléctrica pudieron detectar mejor los lugares de entierro. Pero con el tiempo, esta técnica se ha vuelto progresivamente menos efectiva para detectar tumbas (esto se ha demostrado en varios estudios europeos controlados). Curiosamente, un modelo de cuadrícula de encuesta relativamente pequeño se consideró el mejor, debido al pequeño tamaño de los entierros de las víctimas desmembradas.

investigación de montaña

Un estudio de caso que publicamos recientemente sobre la búsqueda de personas desaparecidas en Colombia en la década de 1980 ilustra la dificultad para encontrar y monitorear sitios de entierro en terrenos de búsqueda difíciles.

La ubicación montañosa del estudio, en una escuela de formación abandonada en la provincia de Casanare, en el centro de Colombia, ha sido identificada como un posible sitio de entierro. Los investigadores utilizaron una combinación de sitios de entrenamiento paramilitar conocidos, ubicaciones de bases militares, informes policiales e información de investigación, así como testimonios contemporáneos y actividades en las redes sociales de la persona desaparecida con ubicaciones etiquetadas.

Estudios geofísicos de resistividad eléctrica y GPR, con posteriores investigaciones intrusivas de anomalías geofísicas seleccionadas, entierros localizados con éxito que contienen restospero estos resultaron ser animales y no humanos.

Esta investigación colaborativa, tanto en sitios de prueba controlados como en investigación forense, será crucial, no solo para los países de América Latina, sino también para los expertos forenses que buscan los restos de las víctimas en todo el mundo.

* Para leer la nota original en La Conversación haga clic aquí.

* Escrito por Jamie Pringle y Kristopher Wisniewski, lectores de geociencia forense en la Universidad de Keele; Alejandra Baena, investigadora de la Universidad Antonio Nariño; Carlos Martín Molina de la Universidad Antonio Nariño y Vivienne Heaton, profesora de antropología.

* The Conversation es una fuente independiente sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

Docentes piden que se fortalezcan las escuelas de tiempo completo; rechazar la desaparición

¿Cómo ponerse al día con el retraso educativo provocado por la pandemia? – El financiero