in

Cambiando la narrativa: la obesidad no se trata solo del tamaño del cuerpo

Según la Organización Mundial de la Salud (quién), la prevalencia de la obesidad casi se triplicó entre 1975 y 2016, cuando más de 1900 millones de adultos mayores de 18 años vivían con la afección en todo el mundo. En México, el porcentaje de adultos de 20 años y más con sobrepeso y obesidad es de 75.2%.

En 40 años ningún país ha logrado reducir la prevalencia de la obesidad, ¿qué no hemos podido hacer si en todos lados se habla del tema? ¿Será que no hemos entendido que la obesidad es algo más allá del comportamiento o la dieta? Estas preguntas nos obligan a pensar más allá de la alimentación, dice la Dra. Verónica Vázquez, psicóloga clínica especializada en obesidad y presidenta de la asociación civil obesidad.

Desde un principio debemos preguntarnos: ¿la obesidad es una enfermedad o existen varias con una manifestación similar? De hecho, hoy en día se han documentado más de cien causas de la enfermedad, la obesidad está en los genes, la biología, el consumo de alimentos, la actividad física, la salud mental, los acontecimientos de la vida, el medio ambiente, la calidad del sueño. , acceso a los sistemas de salud y estigma, todos los cuales interactúan.

Pero este último aspecto ha llevado a lo largo de los años a criticar a un cuerpo grande, a tener una devaluación social, lo que lleva a la discriminación, dice el especialista. “Por eso hay que eliminar los estereotipos, se representa a las personas obesas como personas sentadas en un sillón que comen todo el día, sin éxito, sin confianza, sin carácter. Son todo prejuicios e ideas partidistas”.

Por lo tanto, con el objetivo de cambiar la narrativa de la obesidad y su tratamiento en México, se dio a conocer la organización civil Obesidades, que inicia sus actividades con el lanzamiento coyuntural de la campaña de concientización “Historias de peso”, a través de redes sociales, medios de comunicación y su sitio web, en la que a través de cuatro relatos de personas que viven con obesidad, intentará educar y concienciar sobre la enfermedad y el estigma.

Vázquez explica que muchos pacientes se sienten culpables por su condición y asumen que son incompetentes, lo que se llama interiorización del estigma. “Vivir con prejuicios y estigmas hace que las personas se enfermen más, ya que conduce a comportamientos no saludables con un deficiente autocuidado, evitan buscar ayuda, viven siempre con sentimientos negativos hacia sí mismos, sufren estrés, depresión, ansiedad y baja autoestima, entonces urge cambiar la narrativa”, asegura.

Agrega que mucho se puede hacer en todos los sectores de la sociedad por esta condición, como la creación de políticas públicas contra la discriminación; tomar iniciativas para que los medios se ocupen de los mensajes e imágenes distorsionados; implementar campañas y programas educativos contra el acoso escolar o laboral; reducir los prejuicios en las familias a través de la educación y reducir los efectos negativos para la salud al proponer habilidades de afrontamiento más saludables.

Una radiografía de la obesidad

Durante el evento organizado por Novo Nordisk con motivo del Día Mundial de la Obesidad, la doctora Nayely Garibay Nieto, especialista en endocrinología infantil y coordinadora de la Clínica de Obesidad Infantil del Hospital General de México, destacó que la obesidad es una enfermedad crónica, compleja y multifactorial , en el que intervienen la susceptibilidad genética, los estilos de vida y las características ambientales, con la influencia de diversos determinantes como la globalización, la cultura, la situación económica, la educación, la urbanización, así como el entorno social y familiar.

Esto la convierte en una enfermedad muy extendida, que afecta a la salud y que tiene un fuerte impacto social y económico, por lo que la obesidad es un problema de salud que requiere una actuación urgente de todos los sectores de la sociedad para reducirla, prevenirla y tratarla.

Hoy en día la obesidad es el principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) y mortalidad prematura, “entre las complicaciones más importantes asociadas a la obesidad en adultos tenemos la enfermedad cardiovascular en el 20,1% de los casos, la diabetes mellitus tipo 2 en el 15,2 % de los casos, tumores malignos en el 10,8% de los casos y discapacidad en el 40% de los casos.

Como resultado de estas complicaciones, el Obesidad en México tiene un impacto económico del 2,1% sobre el Producto Interno Bruto (PIB), considerando los costos directos por tratamiento médico (36%) y los costos indirectos por mortalidad prematura y pérdida de productividad (24%). Y si no se toman medidas urgentes en todos los niveles de la sociedad, se espera que este costo ascienda al 4,67% del PIB para 2060”, dijo la Dra. Nayely Garibay Nieto.

Finalmente, el Dr. Mike Vivas, Director Médico de Novo Nordisk Méxicoaseguró que “el abordaje del sobrepeso y la obesidad debe ser integral y bajo supervisión médica multidisciplinar, teniendo en cuenta aspectos como la alimentación equilibrada, la actividad física, el tratamiento farmacológico y la asistencia psicológica”.

Para información y apoyo, se pone a disposición del público el sitio web de Obesidades: www.obesidades.org.

nelly.toche@eleconomista.mx

kg

Oaxaca reporta 117,189 casos confirmados de Covid-19; Otros 23 muertos

Lynx rufus, así es el lince capturado en el Desierto de los Leones