in

Cardiopatías, primera causa de muerte en México

En el territorio mexicano se presentan cada año entre 18,000 y 20,000 casos nuevos, de los cuales surgen otro tipo de enfermedades, y la más común es la enfermedad coronaria, seguida de la hipertrófica, que es hereditaria, isquémica, que representa el 14.5 del total de defunciones.

Al respecto, Jorge Cossío Aranda, de la Sociedad Mexicana de Cardiología, reveló que el panorama de las enfermedades del corazón en México es muy amplio porque forma parte de un conjunto de enfermedades cardiovasculares en el país. Se habla de 18 millones de muertes anuales en todo el mundo, un tercio de estas son prematuras en personas menores de 70 años.

Explicó que muchos de los pacientes no fueron atendidos con los tratamientos necesarios.

Resulta que uno de cada cuatro pacientes de infarto en México muere, cifra considerada muy alta.

“Es un problema de salud pública que debe ser prioritario y que debe existir una responsabilidad ética en su tratamiento desde la prevención”, subrayó Cossío Aranda, en el marco del foro legislativo “Cuidado de la Enfermedad: Prevención para Salvar la Vida”, que se realizó con el objetivo de impulsar una agenda legislativa en la materia, así como escuchar propuestas y necesidades.

Dentro de este ejercicio en el que participaron miembros de asociaciones y expertos del sector salud, con la organización de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, se estableció que son necesarias acciones concretas para que las enfermedades del corazón dejen de ser la primera causa de muerte.

Para el presidente de ese órgano legislativo, el diputado morenista Emmanuel Reyes Carmona, el foro servirá para informar a la ciudadanía sobre los riesgos de las enfermedades del corazón y la importancia de la prevención y el tratamiento.

Los pacientes necesitan tratamiento en centros especializados

El presidente de la Asociación Mexicana de Especialistas en Cardiopatías Congénitas, Julio Erdmenguer, dijo que las cardiopatías congénitas son la principal causa de muerte por malformaciones congénitas en México. «Esta enfermedad requiere atención terciaria y un diagnóstico oportuno».

Definió que actualmente es posible identificar cardiopatías complejas desde la etapa prenatal; sin embargo, su tratamiento es muy variable y, lamentablemente, pocas enfermedades de este tipo pueden ser tratadas.

Los pacientes en algún momento requerirán cirugía en centros especializados, hay pocos en México

Por su parte, el secretario de la Comisión de Salud en el edificio legislativo de San Lázaro, el diputado panista Éctor Jaime Ramírez Barba, aseguró que el foro servirá para abrir una agenda legislativa en el tema, porque hay una gran necesidad de promover políticas para detectar, tratar y, en su caso, combatir las enfermedades cardiovasculares.

El objetivo es incluir el tratamiento de estas enfermedades con un enfoque preventivo y con herramientas legislativas que salven vidas. Informó que ya existen iniciativas en ese sentido para el diagnóstico temprano, tratamiento y control, así como para el desarrollo de un programa de acceso a desfibriladores en lugares públicos.

Por su parte, la diputada por el Partido del Trabajo, Celeste Sánchez Romero, dijo que es muy importante la colaboración constante entre los legisladores y los profesionales de la salud, porque cuanto más especializado es el trabajo, más certero y acorde con la realidad.

Una de sus consideraciones es que “el Covid-19 ha mostrado la fragilidad de la salud de la población golpeada por una pandemia silenciosa ligada a enfermedades del corazón; Fue un toque de atención para volver al trabajo, sobre todo en la prevención y para las generaciones futuras”.

No hay registro de muertes por paro cardíaco súbito

El presidente de la Sociedad Mexicana de Electrofisiología y Estimulación Cardiaca AC, Martín Ortiz Ávalos, quien participó con el tema “El impacto de la muerte súbita cardiaca”, advirtió que no hay rastro de este tipo de muerte en la nación porque el concepto es no se usa en los certificados de defunción, pero representa aproximadamente la mitad de las personas que mueren por enfermedades del corazón.

México tiene una tasa baja de implantes de desfibrilador para pacientes con antecedentes de enfermedades del corazón, pues son solo de uno a tres por millón, en comparación con otros países que ubican un promedio de 100 por millón de habitantes.

Ortiz Ávalos subrayó que “cuando alguien sufre una arritmia, el dispositivo automáticamente le da un choque, pero si no están disponibles y sin personas alrededor que puedan brindarle la atención necesaria, el paciente fallece”.

La mayoría de los paros cardíacos ocurren en el hogar

Resulta que, en su presentación, el médico internista con mención en cardiología clínica y alta especialización en electrofisiología cardíaca (arritmólogo), Manuel de Jesús Celaya Cota, dijo que el 80 por ciento de las insuficiencias cardíacas ocurren en el hogar; el 20 por ciento restante está en el extranjero.

Por lo tanto, debe haber capacitación básica en reanimación cardiopulmonar (RCP), así como desfibriladores de acceso público en aeropuertos, escuelas, gimnasios, estadios, escuelas y centros comerciales. “Este tipo de dispositivo puede hablarnos y darnos instrucciones sobre cómo usarlo”.

Con la enseñanza de la formación en reanimación, que debe partir de la escuela, además de los desfibriladores externos, colocados en lugares públicos, aumenta la esperanza de vida.

Manuel Celaya insinuó que lo más importante es cambiar la cultura con los pacientes, en casa y con los familiares, para iniciar la formación en RCP en la edad escolar.

La presidenta de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México, Gabriela Borrayo Sánchez, ha estimado que para 2030 habrá más muertes por enfermedades cardiovasculares en México, debido a que es uno de los países con causa de mortalidad por estas enfermedades. «Las mujeres corren un mayor riesgo de morir».

Describió lo importante que son los sistemas de emergencia integrados en las redes de atención que permiten el diagnóstico y tratamiento oportuno en las emergencias donde se atienden los casos de infarto agudo de miocardio para salvar la vida de los pacientes.

La representante de la Red Mexicana de Asociaciones Cardiacas, Rosa Ramírez Jáuregui, ha luchado para garantizar la atención oportuna a los pacientes en diversas instituciones de salud, tanto públicas como privadas.

Destacó la importancia de contar con una legislación actualizada y más específica para orientar la adecuada atención de estos pacientes. “Juntos podemos lograr un cambio en el tratamiento de estas enfermedades. Estamos en la máxima disposición para colaborar con el Poder Legislativo”.

La calidad de vida de las personas no es solo física

Exponiendo en relación a la calidad de vida de los pacientes con enfermedades del corazón, el presidente de la Sociedad Mexicana para el Cuidado del Corazón, Jorge Antonio Lara Vargas, aclaró que no se trata solo del bienestar físico, sino que hay que analizar la historia clínica del paciente, realizar evaluaciones, exámenes, análisis clínicos y nutricionales, pero integrados con los psicosociales.

Explicó que es un aspecto multicomponente que requiere de un conjunto de factores en los que el paciente es percibido con la calidad de vida, pero para influir es necesario que haya atención médica oportuna, actividad y preparación física, control de factores de riesgo para prevenir complicaciones, asistencia psicoemocional, educación nutricional y orientación dietética, apoyo desde el marco familiar e intervenciones de recreación deportiva.

Con el tema “Futuro de las Cardiopatías en México: Retos y Oportunidades”, el presidente de la Sociedad Mexicana de Cardiología Intervencionista (Socime), Andrés García Rincón, dijo que el Covid-19 se va, pero lo que queda son las enfermedades cardiovasculares. con una mortalidad muy alta, donde el principal problema es la falta de prevención. Advirtió que en México solo hay 3,000 cardiólogos certificados, pero se necesitan por lo menos 12,000.

De estos especialistas, dos tercios están ubicados en la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara. Además, se prevé que los costos aumenten para 2030.

Según el especialista, es necesario promover el diagnóstico precoz a través de pruebas adecuadas que van desde las más sencillas hasta las más complicadas, porque siguen influyendo factores como la obesidad, la mala alimentación, la falta de actividad física o la promoción del ejercicio físico.

El expresidente de Socime, Jorge Cortés-Lawrenz, aclaró que la Cámara de Diputados tiene una oportunidad histórica para brindar un acceso adecuado y oportuno al tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, porque existe una gran fragmentación de los servicios de salud en el país.

Del Comité Mexicano de Tamizaje Cardíaco Neonatal, participó Humberto García Aguilar, quien explicó que se necesita una inversión de más de 46 millones de pesos al año para implementar de manera efectiva el tamizaje cardíaco neonatal. “La acción de atender oportunamente a un paciente tiene grandes beneficios”.

Es de conocimiento común que, en las muertes en el período neonatal, las cardiopatías congénitas graves deben ser consideradas una causa frecuente y que la oximetría de pulso es una herramienta muy factible de implementar como programa de prevención.

Marco Antonio Alcocer Gamba intervino por la Sociedad Mexicana de Cardiología y afirmó que es importante unir a los grupos cardiológicos para tratar los diferentes aspectos que tienen estas enfermedades en México.

Argumentó que se debe incentivar la actividad física entre la población porque aumenta en gran número la esperanza de vida. Además, formar a los ciudadanos en RCP para saber actuar en caso de emergencia. “Necesitamos profundizar la ecuación y dar a conocer estos problemas a la población”.

La hipertensión afecta a más mujeres, principalmente mayores de 40 años: SSO

Atropellado por tranvías y en busca de bandidos, el billete rojo en 1917