in

Cefereso 10 de Monclova: ¿regresará al estado?

El que fuera el centro penitenciario más moderno del estado de Coahuila, ubicado en Monclova, ha sido clausurado, reabierto, clausurado, convertido en centro de formación y clausurado por el gobierno estatal y federal.

En varias ocasiones Coahuila, que construyó el penal para delincuentes comunes y lo donó al gobierno federal, solicitó al gobierno federal que se lo devolviera al estado sin éxito.

El Centro de Readaptación Social Monclova (Cereso) fue construido durante el gobierno de Enrique Martínez y Martínez y entró en funcionamiento en 2001.

Diseñado como uno de los más grandes y modernos de la entidad, contaba con cuatro áreas diferenciadas y tenía una capacidad para más de 2.000 internos divididos en juzgados y sentenciados, masculinos y femeninos, dormitorios, salas de examen, comedores, patios, juzgados, penal juzgados, lavanderías y áreas administrativas. También disponía de una zona de máxima seguridad para los presos considerados peligrosos.

Su construcción se hizo con recursos del Estado y en base a un proyecto de Coahuila para descongestionar las hacinadas cárceles de la entidad, que han sido constantemente objeto de observaciones por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

El estado eligió al municipio de Monclova por su posición geográfica estratégica, lo que habría permitido un rápido y breve traslado desde las cinco regiones de Coahuila hasta el lugar.

Sin embargo, ocho años después, en 2009, fue desalojado cuando solo tenía 699 presos.

El 29 de mayo de ese año los 699 internos, 567 del fuero común y 132 del orden federal, sorpresivamente fueron trasladados a otros penales de Coahuila mientras el entonces secretario de gobierno del estado, Armando Luna Canales, informó que el inmueble habría sido restituido. y Renovado ya que estaba dañado.

La disposición despertó sorpresa y generó una serie de indiscreciones, pues los penales de Saltillo, Torreón, Piedras Negras y Sabinas, aún más antiguos, con tecnologías casi obsoletas y más degradadas, no se consideraban despejados para recibir el mantenimiento que requerían.

Luna Canales insinuó que el penal pasaría a manos del gobierno federal, como sucedió después.

El 17 de mayo de 2012, tres años después de que los detenidos fueran sacados del penal estatal, el centro penitenciario se convirtió oficialmente en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 10 de la región Norte-Nordeste y acogió a los primeros 50 internos federales, trasladados y aire de otros penales de Coahuila.

Gerardo García Luna era entonces secretario de Seguridad de la Federación y recibió las estructuras entregadas por Coahuila, integradas en 90 hectáreas de terreno y un conjunto de diferentes edificaciones y sus torres. Se incorporó al plan denominado Estrategia Penitenciaria 2008-2012.

En los días y meses siguientes llegaron otros presos a Monclova, llegando a 760 presos. En 2017, el Sistema Penitenciario Federal constató que el inmueble no reunía las condiciones necesarias para operar como centro penitenciario y lo cerró, trasladando a los internos a otros Ceferesos.

La Comisión de Prevención y Readaptación Social se hizo cargo del penal y lo transformó en un centro de formación de funcionarios del sistema penitenciario federal.

Pero sólo se graduó de este centro una generación de custodios, administradores y operadores; uno de los cadetes de Veracruz murió en una pelea de cantina en Monclova en su día libre.

En 2019 fue tomado para ser utilizado como cárcel, pero no lo pusieron en funcionamiento.

En marzo de 2019, los 525 internos de mediano riesgo internados en el 18 Reclusorio Federal de Islas Marías fueron trasladados a Coahuila para convertir el penal ubicado en Sinaloa en un centro turístico.

Pero los presos no llegaron a Monclova; Todos fueron internados en el Cefereso de Ramos Arizpe. Cefereso 10 siguió como un elefante blanco.

El 3 de enero, la titular de Seguridad Ciudadana y Protección del Gobierno Federal, Rosa Icela Rodríguez Velázquez, acordó nuevamente eliminar el Cefereso número 10 por considerar que no cumplía con los requisitos necesarios para funcionar como centro penitenciario. El acuerdo se legalizó el 4 de enero, cuando fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

El acuerdo dejó la propiedad libre de uso con la capacidad de ser utilizada para otros fines o transferida a otra agencia u organismo gubernamental.

El 24 de marzo, el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, solicitó formalmente al subsecretario de Seguridad Pública Federal, Ricardo Mejía Berdeja, transferir el control del penal abandonado al estado.

Mejía Berdeja se reunió el jueves 24 con Riquelme en Saltillo, donde enfrentaron este y otros problemas.

El gobernador solicitó al funcionario federal, originario de Coahuila, iniciar trámites ante el Instituto de Administración y Evaluación de Bienes Nacionales (Indaabin) para la desincorporación del complejo y su transferencia al gobierno de Coahuila.

LA MEDIDA BENEFICIARÁ DAÑOS Y PERJUICIOS

La conversión de Cefereso en un penal estatal beneficiará a los internos enjuiciados y sus familias, dijo César García Diosdado, delegado de la Confederación Nacional de Colegios de Abogados de México.

Los detenidos y procesados ​​de la región Centro habrían sido trasladados a la cárcel de Monclova para cumplir allí sus condenas, cerca de sus hogares y familias.

El abogado explicó que los familiares de los detenidos en la región Centro ya no tendrán que incurrir en gastos para viajar a Saltillo o Piedras Negras para visitar a sus seres queridos internos en alguno de los penales.

Agregó que no serán víctimas de supuestos abogados que, sin escrúpulos, los estafan en las ciudades donde están presos con la promesa de que serán liberados rápidamente. “Los acusan y luego desaparecen. (Los familiares) no tienen forma de buscar quién los engañó porque están en otra ciudad”, explicó.

Cree que hay que modificar y adecuar las estructuras para que los juzgados que se instalarán en el penal tengan el espacio adecuado para las pruebas orales.

CÓMO CEFERESO MEJORARÍA LA ECONOMÍA LOCAL

Por otro lado, dijo que como Cefereso en el cargo beneficiaría a la región ya que continuarían los vuelos comerciales Monclova-México.

Visitas de presos federales a Monclova incrementarían la demanda de alojamiento y alimentación en el sector turístico y su cadena de valor.

García Diosdado también creía que quienes venían de lugares muy lejanos del país se quedarían en la ciudad por varios días y visitarían los municipios de la región como turistas, aumentando el impacto económico en los pueblos mágicos cercanos a Monclova.

Explicó que el traslado del Juzgado Quinto de Distrito de Monclova a Saltillo se debió a que ya no había un penal federal en la capital siderúrgica. “Ese juzgado ha sido asignado a prisión”, dijo.

Riquelme solicitó formalmente la devolución del penal de Coahuila y en esta ocasión podría ser posible que la Federación entregue el complejo penitenciario en desuso al Estado.

2001

AÑO

donde se construyó el centro penitenciario en el municipio de

Monclova, Coahuila.

9

AÑOS

después de ser

inaugurado, fue

desalojado y donado

al gobierno federal.

El ajolote, en peligro de extinción

Cefereso 10 de Monclova: ¿regresará al estado?