in

Chiapas: Con el Vía Crucis en la selva Lacandona, los indígenas piden el fin de la violencia


Este viernes, más de 500 indígenas tzeltales y choles realizaron un viacrucis en la selva lacandona, Chiapas, por «la vida, la justicia, la unidad y la dignidad de la madre tierra y los pueblos indígenas» y por Pide la liberación «absoluta» de dos compañeros detenidos en 2020 en una protesta.

José Luis Gutiérrez y César Hernández están procesados ​​por el delito de motín desde el 15 de octubre de 2020, detalló el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba).

Aunque ya no están en prisión, Deben cumplir con la obligación de ir a firmar cada 15 días.

“Fueron detenidos arbitrariamente con violencia y posteriormente torturados por elementos de las fuerzas armadas, como parte de la movilización contra la construcción del cuartel de la Guardia Nacional en territorio indígena tzeltal de Chilón”, explicó Frayba.

Los pobladores, de la organización Pueblo Creyente del Centro Pastoral Jet Ha’, también se manifestaron en contra de la militarización de la región -donde la Guardia Nacional ha abierto un cuartel- y por el derecho a la autonomía de los pueblos originarios.

Debido al mal tiempo en la región, se llevó a cabo el 15 Vía Crucis en el interior de la iglesia de San Pedro, en la comunidad de Pamal Nahbil, municipio de Chilón, donde la gente rezó por el cese de «injusticias y gobiernos corrompen al pueblo que quieren». a caminar sin la voz de los indígenas”, indicaron.

En esta procesión, fieles católicos indígenas expresaron sus agravios portando pancartas con leyendas que deletreaban frases como “Libertad absoluta para José Luis Gutiérrez Hernández y César Hernández (prisioneros del territorio)” o “Denunciamos todo tipo de violencia”.

Todavía otros dijeron: “Queremos ser libres, sin acoso, sin maltrato, sin discriminación”, “Por la defensa de la vida y del territorio”, “La tierra no se vende, se defiende”, “Respeto a nuestras tradiciones y nuestra cultura, no militarización».

Las mujeres indígenas han expresado su preocupación porque los programas sociales están escasamente distribuidos, los recortes presupuestarios para madres e hijos golpean la tierra, ya que solo les permite comer todos los días y no permite que los niños estudien en la escuela primaria.

Al finalizar el Vía Crucis, los manifestantes fijaron su posición y dijeron: «No a la violencia, no al despojo de los recursos naturales, no al respeto a nuestra lengua y cultura, no a los megaproyectos que buscan apropiarse del territorio indígena y destruir el entorno. «

JM

Temas

Leer también

Ssa reporta 4 mil 325 nuevos contagios y 87 muertos en 24 horas

El IMSS y el sector privado coordinarán esfuerzos para impulsar un modelo de atención preventiva en salud para los trabajadores