in

Constituyen el Atlas del Golfo de México, inédito en el mundo

El documento es una herramienta útil para el desarrollo de políticas para el uso racional de los recursos naturales

Por su alcance, el Atlas Ambiental de Referencia del Golfo de México representa, hasta el momento, la mayor caracterización oceanográfica que se ha desarrollado en el país; Es una herramienta indispensable para la planificación y la toma de decisiones.

El trabajo del Consorcio de Investigación del Golfo de México (CIGoM), del cual la UNAM es miembro, es una representación geográfica de las características meteorológicas, de circulación, de oleaje, hidrográficas, biogeoquímicas, biológicas y ecológicas de la región, con énfasis en la Zona Económica Exclusiva de México, de importancia estratégica ya que proporciona recursos naturales, alberga una alta biodiversidad, apoya el turismo y brinda servicios ecosistémicos, por lo que está íntimamente ligado al bienestar social y la economía nacional.

El contenido del Atlas deriva del esfuerzo realizado de 2015 a 2021 por cientos de especialistas y colaboradores de diferentes instituciones y disciplinas, entre ellos investigadores, doctorandos, estudiantes de grado y posgrado, técnicos, tripulantes de buques de investigación y personal de apoyo del proyecto. . El trabajo consta de 11 volúmenes y es un punto de referencia crucial para futuros análisis.

En la presentación, realizada en la Unidad de Seminarios “Dott. Ignacio Chávez”, Rigel Alfonso Zaragoza Álvarez, investigador del CIGoM y coordinador general del documento, recordó que el 20 de abril de 2010 se produjo una grave explosión en la plataforma Deepwater Horizon que provocó el mayor desastre por derrame de petróleo registrado en el Golfo de México.

En ese momento el gobierno mexicano y la comunidad científica investigaban las repercusiones en los ecosistemas dentro de la zona económica exclusiva del Golfo; había un vacío de conocimiento y una falta de tecnología para llevar a cabo los estudios. Por ello, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Energía han emitido un aviso para realizar las investigaciones.

De esta forma se creó el CIGoM, en el que también colaboran organismos como los Centros de Investigación Científica y de Estudios Superiores de Ensenada y el Centro de Estudios Avanzados de la Politécnica Nacional. Desde 2015 hasta 2021, alrededor de 300 investigadores trabajaron en el proyecto y uno de sus principales resultados es el Atlas.

trabajo complejo

Al referirse al volumen II. Circulación oceánica y oleaje, el director del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático (ICAyCC) de la UNAM, Jorge Zavala Hidalgo, dijo que “el consorcio fue una experiencia diferente a lo que normalmente se hace en ciencia; sin esta forma de trabajo, coordinado y colaborativo, no hubiera sido posible su realización” (del Atlas).

Además, destacó el desafío de presentar la circulación del Golfo en 80 mapas, debido a que presenta una de las corrientes más intensas del planeta, con una gran cantidad de remolinos en movimiento, a lo que se suma la influencia de sistemas climáticos que provocan variabilidad. “Hay que llamar la atención sobre el esfuerzo que se hizo y lo complejo que fue”.

En cuanto al volumen I, Meteorología, Rosario Romero Centeno, también del ICAyCC, afirmó que influye decisivamente en las condiciones y características de los océanos, en este caso del Golfo de México: temperatura, salinidad, oleaje, corrientes, etc. Además, cada año ocurren eventos extremos que también afectan las condiciones del océano.

Entre otros aspectos, el trabajo explica la importancia de conocer las condiciones atmosféricas, así como las condiciones meteorológicas típicas que afectan al Golfo, incluyendo definiciones como frentes fríos, ciclones tropicales, entre otras.

Rosa María Gutiérrez Ríos, del Instituto de Biotecnología de la UNAM, explicó que el volumen X. Distribución de bacterias es el primer estudio a gran escala en el área sobre este tema. “Algunas bacterias son indicadores de salud. Las variaciones en las concentraciones de clorofila hablan de modificaciones en las concentraciones de carbono, nitrógeno o azufre, que hacen referencia a cambios en el clima y el mar que afectan nuestra vida cotidiana”.

Es importante conocerlos y este primer estudio fue ciertamente algo inédito en el país y en el mundo; nadie más cubre un área tan grande como la que estudiamos. Ahora esperamos que los datos obtenidos sirvan para futuras comparaciones y puedan ser utilizados por los tomadores de decisiones para desarrollar políticas para el uso racional de los recursos naturales del Golfo, comentó.

Gilberto Hernández Cárdenas, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa y también coordinador general, dijo que consta de unas 1,200 páginas en total, con información original, de interés para el público en general.

Los textos son comprensibles; los más de 1.300 mapas contenidos en los 11 volúmenes se explican por sí mismos; “Fue un desafío lograr la homogeneidad en la cartografía”. Asimismo, se han estandarizado los volúmenes para tener capítulos en común, incluyendo los fundamentos conceptuales del tema y la generación de datos.

El experto señaló que el Atlas puede ser útil para diferentes usuarios, como el Ministerio de Energía, los sectores de ecología y medio ambiente, transporte, clima, conservación y manejo de recursos, investigación y protección civil, porque trata cuando un huracan ocurre, norte, etc.

Margarita Gallegos Martínez, de la UAM Iztapalapa, al referirse al volumen VI, Pastos marinos, explicó que se realizaron registros de parámetros físico-químicos como temperatura, salinidad, oxígeno disuelto, nutrientes y el análisis de indicadores de salud de estas hierbas.

Hemos establecido dónde se distribuyen y cuál es el área que ocupan en cada una de las regiones de estudio. “Esta es una información importante porque no sabíamos dónde están, de qué especies están hechas y, menos aún, el área que ocupan. Esto significó cuatro años de trabajo, porque mapear la zona costera del Golfo no es tarea fácil”.

Los 11 volúmenes del Atlas, también coordinados por Sharon Herzka y Edward Peters, son: Introducción; yo meteorología; II Circulación y oleaje oceánico; III Primera parte. Hidrografía, biogeoquímica e imágenes satelitales; III Segunda parte. comunidades marinas; IV Hidrocarburos; V Contaminantes, biomarcadores y bioindicadores en organismos; VI fanerógamas marinas; y VII Hábitats Críticos e punto de acceso de tortugas marinas.

Asimismo: VIII Áreas de alta agregación de cetáceos; IX Hábitat potencial de grandes peces pelágicos y X Distribución de bacterias. Todos están disponibles sin cargo en atlascigom.cicese.mx.

IMSS y sector empresarial preparan estrategia para prevenir accidentes de trabajo y mejorar la salud de los trabajadores

IMSS prepara estrategia de salud laboral – El Sol de México