in

Cuba y las vacunas – SinEmbargo MX

En el 2005 tuve la oportunidad de ir a La Habana, Cuba, como delegado de la Organización Panamericana de la Salud en el Congreso de Avances en Medicina Familiar. Durante una breve visita de cuatro días, tuve la oportunidad de interactuar con médicos graduados en el sistema educativo de la isla. Me sorprendió gratamente el espíritu de servicio y entrega que tenían para con sus compatriotas. Me sorprendió el respeto que le tenían al Comandante Fidel Castro, con quien me senté en una mesa a discutir temas de salud pública. Al Comandante le gustaba participar en este tipo de eventos junto a su Secretario de Salud, Balaguer, entre otros, egresado de la escuela del Instituto Nacional de Salud Pública en Cuernavaca.

Tuve la oportunidad de conocer el sistema de policlínicos en La Habana, Cuba, Siboney y otras ciudades. Aun cuando los recursos humanos, las personas intentaron suplir las carencias de materiales, estudios de laboratorio y oficinas, era evidente que el sistema de salud basado en el bienestar de la población no pasaba por su mejor momento.

También conocí el Centro de Investigación conocido como CIGB o Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología. La calidad científica de sus investigadores y el respeto por la metodología científica fueron norma en este centro de investigación. Lamentablemente, no solo en su geografía, sino también en su intercambio de conocimientos, descubrimientos, investigación y desarrollo, Cuba permanece aislada del mundo y muchas veces no comparte información sobre sus investigaciones. Esto en el mundo de la ciencia genera desconfianza. El método científico ahora como un proceso globalizado requiere revisión por pares en comités internacionales que evalúan, monitorean y en ocasiones dan su aprobación o acreditación a un proceso de investigación que se juzga ético, viable y con potenciales beneficios para la población.

La decisión de utilizar las vacunas desarrolladas y creadas en el CIGB obliga a cuestionar o al menos solicitar evidencia documental del proceso de investigación y desarrollo que condujo a la elaboración de esta vacuna, a partir de datos proporcionados por el Ministerio de Salud de Cuba. muy buenos resultados en población adulta y en población infantil con una eficacia superior al 90 por ciento y con menos efectos secundarios que con cualquier otra inmunización. No se han informado efectos secundarios graves.

Mientras no se disponga de los datos de la fase clínica III realizada a 48 mil voluntarios en provincias de la isla como Granma, Guantánamo y Santiago, no será prudente utilizarlos y en su caso habrá que pasar por fases de investigación clínica como si fuera una molécula nueva.

Los poderes políticos, económicos, geopolíticos no son ajenos a la ciencia y al desarrollo de los países con menor poder. Es importante poder integrar a todas las naciones en procesos de investigación y desarrollo científicos que satisfagan solo las necesidades de salud pública y no se dejen distraer por intereses políticos o económicos que no benefician y, de hecho, impiden que los científicos calificados tengan un impacto positivo en la salud de las personas.

Estaremos esperando esperando que al final la gente, los ciudadanos y los ciudadanos de a pie salgan beneficiados y ya no sea una acción legal de fuerzas, poder o ideología que ya hemos visto que no trae como consecuencia ningún bien.

Héctor L. Frisbie

Nació en la Ciudad de México en 1965. Se graduó de Médico Cirujano en 1989 en la Ciudad de México. De la especialidad de Ginecología y Obstetricia en 1996 en la Ciudad de México. Miembro del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología. Se graduó en Alta Dirección en Instituciones Públicas de Salud por el IPADE. Jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Centro Médico Dalinde en la Ciudad de México. Director General del Hospital de Altas Especialidades Materno Infantil de León, Guanajuato. Es candidato a un doctorado en salud pública de la Universidad de Walden en Minneapolis, Minnesota. Desde 2010 ejerce la medicina en los Estados Unidos. Participar regularmente en entrevistas de salud en las redes UNIVISION y TELEMUNDO. Cuenta con un canal de YouTube educativo sobre aspectos de salud asociado a un noticiero y se transmite todas las semanas en la República Mexicana.

En Chiapas, 3,750 escuelas se beneficiaron del programa «La Escuela es Nuestra»: Rutilio Escandón

Por la salud y el planeta, una campaña contra los alimentos ultraprocesados