in

El Cuauhtémoc no es una cantina

Ayer, el gobernador Miguel Barbosa, fiel a su estilo, aclaró su posición sobre los hechos ocurridos el pasado fin de semana en el “coloso de las maravillas”. “El Cuauhtémoc no es un bar”, subrayó el presidente, con un mensaje claro para la junta directiva de Puebla de la Franja.

Las declaraciones del gobernador no son un tema baladí, los que conocemos a Barbosa como nosotros sabemos que el presidente no juega cuando se trata de hacer cumplir la ley, pero, sobre todo, cuando alguien incumple acuerdos.

La junta directiva de Puebla había acordado con el gobernador la semana pasada trabajar con su administración y el ayuntamiento de Puebla para mejorar la seguridad en el estadio Cuauhtémoc y como parte de las medidas que se implementarían. los que controlan la venta de alcohol en el estadio.

Pero Pepe Hanan tuvo la tarea de resaltar el doble lenguaje con el que opera la dirección del equipo de fútbol, ​​capitaneado por el oriundo de Jalisco y exdirector de las chivas rayadas de Guadalajara, Rogelio Roa.

La junta directiva de Puebla, que desconoce la realidad de Puebla, consideró muy fácil engañar al gobernador Barbosa, lamentó decirles que muchos otros también lo creían y para su desgracia terminaron presos o prófugos de la Justicia. .

Las palabras del presidente del Estado, pues, deben ser tenidas en cuenta por estos personajes, que corren el riesgo de perder el préstamo, en virtud del cual el Cuauhtémoc está en sus manos.

No sería la primera vez que el equipo no juega en su cancha por disputas con la administración estatal.

En el año 1992, Puebla de la Franja y su cabildo entonces encabezado por Emilio Maurer Espinosa, entraron en un enfrentamiento con la entonces todopoderosa Televisa, quien le pidió al entonces gobernador, Mariano Piña Olaya, que les quitara el poder para jugar. en el estadio Cuauhtémoc. .

Puebla tuvo que rogar por un estadio e incluso se enfrentó al poderoso campeón chileno, Colo Colo, en un partido internacional el 9 de septiembre de ese año, en partido que se disputó en Villahermosa, Tabasco.

El gobernador Barbosa ya advirtió al cabildo de Puebla que no pueden continuar con la conducta en curso.

“Esto es contrario a los acuerdos que hemos alcanzado con el Club y con los concesionarios, si hay pruebas de que esto ha pasado, no lo vamos a permitir desde el gobierno. Los palcos no son zonas de tolerancia, así de simple, los palcos son espacios privilegiados que algunos pueden pagar y que bueno que los paguen, pero me dicen que no fue así, me dicen que estaba en la zona de Corona , correcto , es decir, se convierte en cantina. Los boxes no son zonas de tolerancia, ni el estadio es una cantina, así que anótalo. Mañana llamaré a las juntas y repartidores, para acabar con esto porque no se puede, ¿qué opinan? ¿Qué opinan?”, condenó el presidente del estado, para todos los que quieran escuchar.

Pero Barbosa fue más allá. “Si los concesionarios no entienden, cancelamos la concesión y ya está claro, así que pongámoslo”, reiteró el presidente del estado.

Tiene toda la razón la administración estatal, el cabildo de Puebla cree que pueden estar por encima de la ley y comportarse como si fueran los dueños del estadio Cuauhtémoc, cuando lo hemos denunciado reiteradamente en este espacio, el inmueble es propiedad del gobierno estatal .

Ahora que Puebla de la Franja atraviesa un buen momento, no se pide mucho al ayuntamiento, que utiliza el espacio para los fines establecidos en el préstamo, es decir, para albergar eventos deportivos y no como inmueble de uso personal.

Nadie quiere que le duela al equipo de Puebla, por nada. La ciudad ya sabe lo que es quedarse sin fútbol de primera división y no es agradable, pero el Gobierno no puede ni hacerse de la vista gorda ante hechos crudos como los que protagonizó el actual Ayuntamiento.

La situación es muy sencilla, el estadio bicampeón del mundo hay que respetarlo, ya lo dijo el gobernador, no es una cantina para que todos se emborrachen y mucho menos ahora, cuando el fútbol mexicano trata de reducir la violencia, luego de los repudiables hechos. que se llevó a cabo en La Corregidora de Querétaro.

Un último consejo para el cabildo de Puebla, no intenten jugar al tira y afloja con el gobernador Barbosa, es una batalla que no ganarán.

En la advertencia no hay engaño.

[email protected]

Twitter: @riva_leo

El IMSS recomienda continuar con las medidas sanitarias aunque México tenga luz verde

AMLO decreta zona del lago de Texcoco como área natural protegida