in

El gasto excesivo en medios 4T descubre más

Mientras los programas sociales enfocados en la entrega directa de dinero a las beneficiarias, como becas y pensiones, acumulan un sobregasto de poco más de 59 mil millones de pesos, otros 10, destinados a la salud o la prevención de la violencia contra la mujer, por ejemplo, registró recortes por 13 mil 435 millones de pesos durante el primer trimestre de este año.

El centro de análisis México Evalúa alertó sobre la sospecha de que el aumento de los programas sociales estaría vinculado a la garantía de la entrega de recursos a los «clientes».

La razón de ello, explicó, sería la proximidad de la última consulta sobre la revocación del mandato y las elecciones estatales del próximo domingo, “en detrimento del presupuesto de salud, vivienda, educación y programas de género, entre otros”.

Según un informe, el gasto neto observado durante el primer trimestre fue tres mil 120.7 millones de pesos menor al aprobado. A pesar de ello, cabe señalar que los gastos no programables superaron la previsión en un 633,3 por ciento; en cambio, el gasto previsto fue un 18,9% inferior al aprobado.

Los programas que se denominan como de sobregasto son Pensión de Adultos Mayores; las becas Benito Juárez para educación básica y media superior; Producción para el Bienestar; fertilizantes para el bienestar; Jóvenes que escriben y construyen el futuro; Apoyo al bienestar de niñas y niños, hijos de madres trabajadoras; y pensión para personas con discapacidad.

Por otro lado, los programas que experimentaron un gasto menor al aprobado fueron Salud y Medicamentos Gratuitos, Vivienda Social, Mejoramiento Urbano, entre otros enfocados a atender la violencia contra la mujer, la obesidad, el sobrepeso y la desnutrición e incluyendo la Siembra de Vida.

Entre los resultados de la organización, cabe señalar que 63 mil 321 millones de pesos, de los 99 mil 931 millones que se gastaron con respecto al anexo 13 del presupuesto de la Federación, para la igualdad entre hombres y mujeres, se destinaron a programas asistenciales, como pensiones para los ancianos.

En cambio, programas específicos para mujeres, como prevención de violencia, atención a víctimas, igualdad en el sector educativo y albergues para mujeres víctimas de violencia, entre otros, acaban de alcanzar los 1.600 millones de pesos.

Jorge Cano, investigador del programa de gasto público de la organización México Evalúa, señaló que otra explicación de la forma en que se han asignado los recursos se encuentra en las disposiciones legales en materia electoral.

“Por la ley electoral hay que prever algunos programas de transferencias directas; Esta podría ser una de las explicaciones, pero se trata de un proyecto de ley electoral de mala calidad y además es instrumental para los partidos políticos que están en el gobierno, ya que el hecho de que la ley les permita adelantar tal apoyo no ayuda al proceso democrático. ; al contrario, le afecta”, dijo.

El experto señaló que una reacción «ideal» del gobierno federal sería implementar un consejo fiscal y limitar la capacidad de la Secretaría de Hacienda para aumentar o modificar el presupuesto de manera «discrecional».

“Ese es el problema de fondo y lo que hay que solucionar, pero es algo a lo que ningún gobierno o partido ha querido renunciar porque hacer cambios les genera un gran poder político”, dijo.

A pesar de que una forma de abordar los recortes presupuestarios, a programas que impactan en la seguridad y salud de ciertos grupos vulnerables, es «abrir la llave» para que reciban el presupuesto necesario, las consecuencias generadas no pueden ser compensadas, dijo el investigador. .

“El hecho de que (los programas) se queden sin utilizar recursos durante tres meses podría afectar completamente el funcionamiento de todo el año y el hecho de que vayan a ser compensados ​​los siguientes meses puede no ser lo ideal, porque en la ejecución de algunas licitaciones son procesos necesarios”, comentó.

Para concluir, Cano destacó que la organización calificó el presupuesto de «autoritario y antidemocrático», por lo que instó a mantener el tema en la discusión pública para evitar que los cambios continúen, pues advirtió que, antes de las elecciones de 2021, se observa un comportamiento similar.

Debido a la pandemia, efectos prolongados durante las próximas décadas

La salud no se puede comprar: narra Robles