in

El IMSS y el sector privado coordinarán esfuerzos para impulsar un modelo de atención preventiva en salud para los trabajadores

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el maestro Zoé Robledo, dijo al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) que uno de los elementos de la Nueva Normalidad del México pospandemia es cambiar radicalmente el enfoque curativo a uno cita; En este trabajo es importante el papel de las empresas en la promoción de hábitos saludables entre los trabajadores que eviten hospitalizaciones por enfermedades prevenibles.

Durante la sesión del Consejo Nacional de la CCE, presidida por el presidente Francisco Cervantes Díaz, Zoé Robledo indicó que se debe fortalecer el Primer Nivel de atención a nivel nacional, “una especie de filtro, un amortiguador” para que la gente no tenga complicaciones en su salud por enfermedades crónico degenerativas.

Comentó que la pandemia de la COVID-19 “ha sido una maestra dura e inoportuna” que ha dejado lecciones sobre lo que hay que cambiar. En ese sentido, propuso trabajar en coordinación con los empresarios en el proyecto Ambientes de Trabajo Seguros y Saludables (ELSSA) para integrar esfuerzos a través de una verdadera promoción de la salud, a fin de prevenir lesiones, enfermedades e incorporar a los trabajadores como agentes de intercambio.

Informa que se deben identificar las barreras que debe enfrentar un trabajador para llevar a cabo conductas o hábitos saludables y cuáles son los obstáculos que impiden la adopción de tales medidas.

Destacó que es hora de invertir en el ámbito laboral y generar un motor de cambio desde la cultura que los niños adquieren en las escuelas y las familias.

El director general de la Seguridad Social explicó que existen estimaciones sobre el costo que genera en las empresas el ausentismo no programado, por enfermedad, que puede afectar hasta un 15 por ciento en las nóminas, o presentar pérdidas de 3,7 puntos del PIB.

Explicó que los datos de 2019, año previo a la pandemia, indican que de 1.300 casos de enfermedades profesionales se generaron 50.000 días de no trabajo; y de más de 165 mil casos por accidentes, casi 4 millones de jornadas no se realizan.

Recordó que cuando comenzó el COVID-19 se llegó a un acuerdo con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Seguridad Social (SNTSS) para determinar qué trabajadores no deben estar en sus puestos de trabajo, porque pueden estar en riesgo, tanto por edad como por comorbilidades. .

Zoé Robledo agregó que si se hubiera utilizado ese criterio, la mitad de la fuerza laboral del país habría caído en una de estas categorías, es decir, alrededor de 10 millones de trabajadores en México están en riesgo y vulnerables por alguna dolencia.

Agregó que en el país hay 8,6 millones de personas con diabetes, 15,2 millones con hipertensión y el 75,2 por ciento de la población es obesa y con sobrepeso. “Esta mano de obra tiene un impacto en la productividad y competitividad del país”.

Durante el encuentro se abordaron los principales temas del sector salud, la necesidad de generar empleos formales, fortalecer el Instituto, la tercerización, los desafíos del sistema de seguridad social, así como los desafíos del sector empleador y trabajador durante la pandemia.

En otro tema, el director general del IMSS comentó que durante la pandemia se trabajó en equipo con instituciones de salud pública y el sector privado, se diseñó un modelo de crecimiento hospitalario específico para atender a las personas con esta enfermedad, beneficiarios o no. Agregó que esa suma de esfuerzos permitió convertir 20 mil camas solo para el tratamiento de la COVID-19.

En cuanto a la reforma de la subcontratación, indicó que casi tres millones de trabajadores han pasado de la prestación de servicios al padrón real, lo que ha incidido favorablemente en la remuneración básica del aporte, al pasar de 468 a 573 pesos.

En materia de empleo, Zoé Robledo dijo que solo en el primer trimestre de 2022 se registró un récord de 21 millones de trabajadores y se generaron 386.000 fuentes de empleo.

Por su parte, los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial han aprobado su disposición de trabajar con el sector público en representación de los beneficiarios y generar acciones para promover ambientes de trabajo seguros y saludables.

Además, los integrantes del CCE destacaron la labor del IMSS ante la pandemia y expresaron su agradecimiento por la participación, atención de calidad a la salud de los trabajadores.

Estuvieron presentes José Abugaber Andoine, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN); David Razú Aznar, director general de Afore XXI Banorte; presidentes suplentes del CCE. Además, de manera virtual, directivos y miembros del Consejo Nacional del CCE.

contenido de marca

Información Oficial es un servicio de El Economista para contribuir a la difusión de información y comunicaciones por parte de gobiernos, municipios y actores públicos relevantes para la ciudadanía.

Chiapas: Con el Vía Crucis en la selva Lacandona, los indígenas piden el fin de la violencia

Alarmante cifra de obesidad y sobrepeso en la capital: 75% lo padece – El Sol de México