in

El periódico de México | Noticias de México | Políticas internacionales

Miami, (EFE).- El escritor y periodista venezolano Moisés Naim quiere advertir en su último libro del peligro del «populismo, la polarización y la posverdad», las «tres P» que atentan contra la democracia representativa en el mundo, para promover una reacción defensiva antes de que sea demasiado tarde.

«En 2001, el 49% de la población mundial vivía bajo regímenes autocráticos. Una década después son el 70% de la humanidad», dice Naim en una entrevista con Efe hablando de «La venganza de los poderosos» (editorial Debate), un libro para “entender cómo obtener, usar, abusar y perder el poder en el siglo XXI”, según la portada.

Hace diez años, Naim, residente en Estados Unidos y hoy uno de los columnistas de habla hispana más leídos del mundo, escribió un ensayo (El fin de poder) en el que analizaba las fuerzas que entonces contribuían al debilitamiento y fragmentación del poder.

Una década después, la tendencia es la opuesta: una concentración de poder por parte de «autócratas disfrazados de demócratas» que socavan de forma encubierta los frenos y contrapesos de la democracia sin que la mayoría de la gente reconozca lo que está sucediendo o las consecuencias que pueden tener.

UN CAMBIO INMENSO

En la década entre libros, «el mundo ha cambiado inmensamente», señala este pensador que fue ministro de Desarrollo de Venezuela y director ejecutivo del Banco Mundial, además de editor de la revista Foreign Policy.

El ascenso de China como potencia económica de primer orden, la crisis financiera de las hipotecas, el “divorcio” del Reino Unido de la Unión Europea, la emergencia climática con desastres naturales cada vez más frecuentes, el avance de la genética y la biotecnología, la inteligencia artificial, la explosión de las redes sociales y la pandemia del covid-19 están en la lista de cambios de Naim.

Todo ello acompañado de un debilitamiento de la democracia, “con ataques sistemáticos por doquier” y el impacto de las tres “pes”, que se entrelazan y refuerzan como nunca antes.

«De las 195 naciones del mundo, solo 34 pueden calificarse de democracias liberales y están bajo ataque», subraya tras recordar que el «divide et impera», el antagonismo extremo y la manipulación y la mentira son armas políticas «con pedigrí, que han siempre existió».

Naim reconoce que cuando escribió “El fin del poder” nunca imaginó que las redes sociales tendrían la presencia e influencia política que ganaron.

Añádase a esto que los ministerios de propaganda no sirven hoy como en la Alemania nazi. El mensaje no solo llega a más personas y más rápido, sino que cualquiera puede difundir mentiras y distorsiones.

LA DEMOCRACIA EN DESVENTAJA

Ante la pregunta de si la democracia, como han hecho los populismos, la popularización y la posverdad, no necesita ser actualizada, Naim responde afirmativamente y habla de “repensar, revivir, rediseñar y corregir las razones por las que es menos competitiva”.

“Es cierto que las democracias liberales compiten en desventaja. Joe Biden (presidente de Estados Unidos) no puede hacer las cosas que puede hacer Vladimir Putin (presidente de Rusia)”, dice.

La «guerra criminal» de Putin contra Ucrania constituye «el despliegue absoluto de las tres ps» según el escritor venezolano, quien publicó «La venganza de los poderosos» en inglés -ahora en español- dos días antes de que Rusia invadiera el territorio de su vecino el 24 de febrero. 2022.

Naim sostiene que el imperio del populismo y sus hermanos, la polarización y la posverdad, no es el resultado de una conspiración global y que no hay creador ni líder, aunque entre los pioneros cita al argentino Juan Domingo Perón y más recientemente al italiano Silvio Berlusconi, el venezolano Hugo Chávez y el estadounidense Donald Trump.

El libro destaca que el populismo no es una ideología y que por eso hay coincidencias en la forma de gobernar presidentes políticamente antagónicos, como el brasileño Jair Bolsonaro por la derecha y el mexicano Andrés Manuel López Obrador por la izquierda.

También ha habido coincidencias por eso entre Trump, cuando era presidente de Estados Unidos, la primera potencia mundial, y Nayib Bukele, presidente de un país pequeño y en vías de desarrollo como El Salvador.

Cuando se le pregunta cómo se encuentra América Latina en este contexto, lo resume así: grandes problemas y pequeños líderes, más votantes políticamente ignorantes.

A su juicio, Chile, que ha sido un modelo para el mundo en desarrollo con su «milagro económico», tiene la oportunidad con el presidente progresista Gabriel Boric de serlo políticamente, pero lamenta que el texto de la nueva constitución tenga características de «necrofilia». «, como llama al uso de viejas políticas que «han fracasado en todo el mundo».

Desde Colombia, que enfrenta elecciones cruciales, señala que el país y sus habitantes “merecen mejores candidatos” que el izquierdista Gustavo Petro y el populista Rodolfo Hernández.

“América Latina tiene un serio problema de liderazgo”, dice.

Naim no considera pesimista su libro. Cuando alguien es diagnosticado con “cáncer”, sabe que el problema existe y puede tomar acción, pero la “buena noticia” es que ya han surgido “empujones” por la democracia en muchos países.

«Es una campana», dice un aviso de «Revenge of the Mighty».

jamieth

Siembra más, receta mexicana contra la inflación – Publimetro México

Celebran el Día Mundial del Donante de Sangre en la clínica IMSS 16 de Torreón