in

Enfrentan problemas en la atención de la salud sexual

Ciudad de Juárez.- La falta de medicamentos, personal calificado e incluso la vergüenza de las propias migrantes al pedir ayuda son parte de los problemas que existen en los centros de acogida de Ciudad Juárez para atender la salud sexual y reproductiva de las mujeres en situación de movilidad.

Cuando parten de su lugar de origen rumbo a Estados Unidos, los migrantes no saben que tendrán que esperar meses en las fronteras de México, por lo que no prevén ningún problema de salud que enfrentarán continuamente durante su migración, dijo la investigadora de El Colegio de il confine.norte (El Colef) Jesús Javier Peña Muñoz durante el seminario “Asistencia sexual y reproductiva a mujeres migrantes en centros de acogida en la frontera norte de México”.

Luego de entrevistar a mujeres migrantes, personal a cargo de los centros de recepción y personal que brinda servicios de salud a las personas migrantes, dentro o fuera de los espacios de recepción, la investigadora constató que las migrantes manifestaron que reprogramarían su viaje trayendo más toallas higiénicas o utilizando algún método anticonceptivo. ella notó.

Primera mano

Como parte del estudio “Necesidad y atención en salud sexual y reproductiva de mujeres migrantes en México. Se entrevistó un estudio de Ciudad Juárez, Chihuahua”, realizado en 2021 por Lucía M. Vázquez-Quesada e Isabel Vieitez-Martínez, del Population Council México, y Jesús Javier Peña Muñoz, investigador del Departamento de Estudios Sociales de El Colef a 266 mujeres migrantes entre 18 y 45 años cuentan sus vivencias durante su paso por México y su estancia en Ciudad Juárez.

Se ha descubierto que las mujeres migran a los Estados Unidos, a menudo engañadas por «coyotes», principalmente para escapar de la violencia y la pobreza.

El 49.2 por ciento salió de su ciudad natal para huir de la violencia asociada a las pandillas y el crimen organizado, el 27.4 por ciento dijo que buscaba mejores oportunidades laborales, el 15.8 por ser víctima de violencia de género o familiar, el 3.8 por persecución política y el 3.8 por pobreza.

‘Los espacios no están preparados’

Si bien Ciudad Juárez no recibió caravanas, recibió a miles de migrantes y muchos de los espacios en los que los acogió “nunca fueron diseñados para vivir seis meses; cada albergue tiene infraestructuras y capacidades de personal muy diferentes, y esto también se refleja en la atención de la salud; por ejemplo, en uno de ellos, que fue inaugurado recientemente, no tiene una persona capacitada para brindar atención en salud… en cambio en el hotel filtro, que por su vocación ya tiene un componente de salud, tienen 15 personas en el área de atención en salud. «, subrayó el investigador.

La docente Karla Delgado, coordinadora de campo del proyecto en el que se entrevistó al personal de los centros de acogida, destacó que entre los principales problemas de atención a la salud sexual y reproductiva está que las personas migrantes no piden atención porque les da pena su falta de salud. personal para brindar asistencia durante más horas, no hay recursos para comprar medicamentos y que los migrantes traen recetas o tratamientos de su lugar de origen y no aceptan el equivalente que se obtiene en México.

En algunos lugares hay falta de comunicación con la población migrante; Falta infraestructura, como baños y espacios con privacidad y personal de salud voluntario para las mujeres.

Temas principales

“Al preguntar cuál era el principal problema en cuanto a la salud menstrual, surgió que hay un desconocimiento por parte de las mujeres migrantes sobre su ciclo menstrual, no saben qué significa ser regular ni qué significa ser irregular y hay dificultad para identificar, por ejemplo, un embarazo”; Además, algunos espacios no tienen suficientes medicamentos para el dolor menstrual y carecen de suministros, como toallas sanitarias.

En cuanto a la planificación familiar, no cuentan con material de apoyo, y en algunos espacios se está improvisando la atención de la salud sobre la marcha.

“Es posible que no se acerquen porque les da vergüenza pedir un condón”, por lo que una opción sería proporcionar un kit que contenga condones o algún tipo de condón. Aunque en algunos albergues las mujeres no consideran necesaria la planificación familiar, porque se enfocan en la abstinencia sexual, dijo.

La falta de documentos migratorios también dificulta el seguimiento de la atención y estudios para el control prenatal, además de que en algunos casos hay desnutrición o mala nutrición de las gestantes, por falta de suplementos y poca variedad de alimentos, porque Apenas tienen frutas y verduras.

Frida, la perrita rescatada de los sismos de 2017, está delicada de salud

¿Qué es la tilapia, el filete de pescado que AMLO no recomienda?