in

Estados Unidos fortalece lobbies para cambiar iniciativa de reforma eléctrica

Los actores del sector privado están presionando para que se realicen ajustes en la reforma eléctrica que permitan a México cumplir las promesas del acuerdo climático de París y respetar la inversión privada mientras se fortalece la CFE».

Congreso de los Estados Unidos

El Congreso y el gobierno de Estados Unidos han aumentado la presión para cambiar la reforma energética propuesta por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Publicado el lunes, un análisis del Congreso estadounidense indica que las políticas energéticas de López Obrador “han preocupado” a los inversionistas y empresas energéticas estadounidenses con gran parte de sus cadenas de suministro en México.

Las decisiones gubernamentales de detener nuevas subastas en el sector del petróleo y el gas, así como proyectos de energía eólica y solar, sorprendieron a los inversionistas y «pusieron en el limbo a cientos de proyectos existentes».

“Los actores del sector privado están presionando para que se hagan ajustes en la reforma eléctrica propuesta que permitirán que México cumpla con las promesas del acuerdo climático de París y respete la inversión privada mientras fortalece a la CFE”, dice el documento.

Este martes, la subsecretaria de Comercio Exterior del Ministerio de Economía, Luz María de la Mora, inició una visita de trabajo a Washington, del 22 al 25 de marzo.

El Subsecretario sostendrá reuniones con actores estadounidenses relevantes para discutir temas importantes de la agenda comercial entre México y EE.UU., como agricultura, cadenas de suministro, así como dar seguimiento al trabajo del Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN), solo para nombrar unos pocos.

“México es un aliado y un socio ideal y está comprometido con la adecuada implementación y funcionamiento del T-MEC”, dijo la Secretaría de Economía en un comunicado.

Más temprano, el 14 de marzo, en una reunión privada con sus homólogos de México y Canadá, Jayme White, Representante Comercial Adjunto de EE. UU., pidió «progreso» en las empresas estatales y respeto a los inversionistas bajo el T-MEC.

White se reunió luego con De la Mora y el viceministro de Comercio Internacional de Canadá, David Morrison, en Washington, en un encuentro cerrado a la prensa.

Pero luego, a través de un comunicado de la Representación Comercial de los Estados Unidos (USTR), White destacó la importancia de la colaboración en el Comité Ambiental del T-MEC; discusiones en el grupo de trabajo sobre cooperación en biotecnología agrícola para asegurar enfoques regulatorios basados ​​en la ciencia y el riesgo en la agricultura y la aprobación de productos biotecnológicos agrícolas.

“Y la necesidad de avanzar en el Comité de Empresa Estatal del T-MEC, incluso en lo que se refiere a políticas energéticas que promuevan la competencia y respeten los derechos de los inversionistas”, agregó.

Si bien López Obrador ha insistido en que la reforma reducirá los precios de la energía para los mexicanos, los escépticos argumentan que una menor participación del sector privado en un sector que requiere una importante inversión de capital elevará las tarifas.

El presidente López Obrador envió al Congreso una propuesta de reforma constitucional en octubre de 2021 para devolver a la CFE la exclusividad en la venta de energía eléctrica al consumidor final y limitar la producción privada a un máximo del 46% del total, con la obligación de vender únicamente al estado.

Iniciativa eléctrica, en definitiva:

1. Se cierra el mercado de suministro de energía eléctrica a la inversión privada, por lo que la CFE vuelve a ser la única comercializadora para el usuario final.

2. Cancelar los contratos y permisos vigentes de los productores privados, quienes a partir de ahora solo podrán vender su energía a la CFE.

3. Garantiza a la CFE una participación mínima del 54% de la producción eléctrica nacional e impone un tope del 46% a las empresas privadas.

4. Centralizar la actividad de regulación del mercado eléctrico en la Secretaría de Energía y en la propia CFE, marcando así la desaparición de la CRE, y también de la CNH.

5. Devuelve el control del sistema de despacho de energía eléctrica a la CFE, ya que el Cenace volvería a ser una entidad subordinada a la empresa.

6. Desaparece el despacho de energía eléctrica con base en criterios económicos, por lo que ahora la energía que subirá primero al sistema será la de la CFE, independientemente de su costo.

7. Decreta la prohibición de otorgar nuevas concesiones de litio a particulares, para que sólo los organismos estatales puedan hacer uso de ellas.

8. Establece que el suministro de energía eléctrica es un derecho fundamental.

9. La CFE se convierte en la única encargada de liderar el proceso de transición energética hacia fuentes libres de CO2.

roberto.morales@eleconomista.mx

Delfina Gómez resiste a los diputados

Los investigadores descubren que un paciente de ELA con parálisis completa puede comunicarse a través de un implante