in

Investigadores asocian el consumo de leche entera con deterioro cognitivo en personas mayores

MADRID, 14 (PRENSA EUROPA)

En un nuevo estudio transversal publicado en Molecular Nutrition and Food Research, en el que también colaboraron científicos del CIBERESP y CIBERDEM, revelan datos «sorprendentes» que relacionan el alto consumo de leche entera con una mayor tasa de deterioro cognitivo en adultos de alto riesgo de enfermedad cardiovascular.

El presente trabajo proporciona una mejor comprensión de la posible relación entre el consumo de lácteos y la salud cognitiva. “Sin embargo, se necesitan futuras investigaciones para seguir explorando el impacto que la leche y los productos lácteos pueden tener a largo plazo para poder afirmar que existe una relación de causa y efecto y poder hacer recomendaciones a la población en relación con la salud cognitiva”, advierten.

La salud cognitiva es un factor importante para garantizar una buena calidad de vida a las personas mayores y preservar su independencia. La leche y los productos lácteos se recomiendan en los ancianos principalmente por sus beneficios potenciales relacionados con la salud ósea y el control de la presión arterial.

Los resultados de este estudio, realizado como parte del proyecto europeo Eat2BeNice, permiten comprender mejor la asociación entre el consumo de lácteos y la salud cognitiva.

El consumo total de lácteos no se asoció con la cognición después de dos años de seguimiento en una población de 6000 adultos con alto riesgo cardiovascular. Sin embargo, el consumo de leche entera se asoció de manera estadísticamente significativa con una mayor tasa de deterioro cognitivo.

El estudio encontró una asociación positiva entre el alto consumo de leche entera y la tasa de deterioro cognitivo en adultos mayores con alto riesgo de enfermedad cardiovascular, en comparación con aquellos que consumieron menos leche durante un período de seguimiento de dos años.

Sin embargo, no se observaron asociaciones significativas con el consumo de leche descremada y productos lácteos, ni con productos lácteos fermentados (es decir, yogur y queso) o no fermentados (es decir, todos los tipos de leche).

«Hasta ahora se ha sugerido que el consumo de leche y otros tipos de productos lácteos desempeñan un papel en la prevención del deterioro cognitivo y la demencia relacionados con la edad. Sin embargo, la evidencia es algo controvertida y poco clara, especialmente en lo que respecta al cambio en el consumo a lo largo del tiempo. el tipo de productos lácteos en función de su contenido graso o del estado de fermentación en el que se encuentren estos productos lácteos”, señala el investigador del CIBEROBN Jiaqi Ni.

El estudio ha sido liderado por la investigadora predoctoral Jiaqi Ni y dirigido por Jordi Salas-Salvadó, Nancy Babio y Stephanie K. Nishi, del Canadian Institutes of Health Research (CIHR), en colaboración con el consorcio de investigadores PREDIMED-Plus.

Rutilio Escandón pide vacunarse y mantener medidas preventivas ante el COVID-19

Siembra más, receta mexicana contra la inflación – Publimetro México