in

«JOH», de aliado de EE.UU. a extraditable por narcotráfico

Se presentó como un verdugo de los capos del cartel de la droga en Honduras, pero terminó en la misma bolsa. Un juez de Tegucigalpa concedió esta semana la extradición del expresidente Juan Orlando Hernández a Estados Unidos por cargos de narcotráfico.

Una vez aliado de Washington, que apoyó su reelección en 2017 a pesar de las demandas de fraude de sus competidores, un fiscal de Nueva York lo considera parte de un clan que ha exportado unas 500 toneladas de cocaína a su territorio desde 2004.

JOH, como se le conoce por sus iniciales, es un abogado de 53 años que dejó el cargo el 27 de enero a la izquierdista Xiomara Castro.

Fue presidente durante ocho años y antes de eso lideró el Parlamento, en cargos en los que mostró lealtad a Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico.

Su elección en 2017 para un segundo mandato se produjo en medio de temas de fraude y enfrentamientos de ciudadanos con la policía, que se saldaron con una treintena de muertos.

“Juan Orlando no es ni ha sido nunca un narcotraficante. Al contrario, su compromiso desde varios cargos públicos (…) ha sido combatir con todas sus fuerzas la delincuencia, el crimen organizado y el tráfico de drogas”, dijo su esposa, Ana García.

La caída de la gracia

El expresidente cayó en desgracia cuando su hermano, Juan Antonio “Tony” Hernández, fue capturado sorpresivamente en noviembre de 2018 en el aeropuerto de Miami y condenado a cadena perpetua en marzo de 2021 como narcotraficante “a gran escala”.

Hernández negó las acusaciones y dijo que se trataba de una «venganza» de los líderes extraditados de su gobierno a Estados Unidos y en base a «informes de prensa y declaraciones de narcotraficantes y asesinos confesos».

«Justo debajo de sus narices»

En el juicio de otro narcotraficante hondureño en Nueva York, Geovanny Fuentes, un testigo dijo que escuchó a JOH jactarse de que «pondría drogas debajo de las narices de los gringos» y ellos «no se habrían dado cuenta».

Sus opositores tildaron al presidente de «dictador» y lo acusaron de tener a Enriatrapado en el gobierno.

También lo acusan de haber burlado la prohibición constitucional de un segundo mandato, ampliando su control sobre los poderes del Estado, incluido el judicial, que avaló su candidatura, y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), que proclamó su victoria.

“Hernández hizo uso de una vasta carrera política en la que, aprovechando los diferentes cargos públicos que ocupó, formuló un sistema estructural de corrupción a gran escala, creando vínculos con otros actores políticos y organizaciones criminales que redundarían en la captura institucional de el aparato de gobierno”aseguró el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), organismo de la sociedad civil.

El expresidente, que dijo a la AFP en 2021 que al final de su mandato se retiraría para escribir sus memorias, mostró una imagen de serenidad ante su juicio.

Un día antes de su detención, cuando todo indicaba que las autoridades venían a buscarlo, publicó una foto de él jugando con sus pastores alemanes.


Tú podrías estar interesado: El parlamento ucraniano pide una decisión «rápida» sobre la pertenencia a la UE


Jueces y nuevo cuerpo

Policía

Nacido el 28 de octubre de 1968 en el seno de una familia rural de clase media baja en el occidental departamento de Lempira, JOH ingresó a la política en 1990 como asistente de su hermano Marco Augusto en la secretaría del Congreso.

Desde 1998 es diputado y durante el gobierno de Porfirio Lobo (2010-2014) ocupó la presidencia del Congreso. Un hijo del expresidente Lobo, Fabio Lobo, también fue condenado en Estados Unidos por narcotráfico y sentenciado a 24 años de prisión en 2017.

Como presidente del Congreso, JOH impulsó el reemplazo de cuatro de los cinco magistrados de la Sala Constitucional, lo que luego dio luz verde a su reelección presidencial.

Como líder del Congreso, creó la Policía Militar de Orden Público (PMOP) con 5.000 efectivos seleccionados de batallones militares, que la oposición consideraba el ejército personal del presidente.

En 2014, ya como presidente, Hernández impulsó programas de compensación social como el «intercambio solidario» de alimentos y programas de vivienda para las familias más pobres, pero sus detractores lo consideraron un mecanismo para comprar conciencias y votos.

De baja estatura, complexión atlética y dedicado al ejercicio diario, JOH se llama a sí mismo «indio de pelo lacio» debido a su corte de pelo militar. En la escuela secundaria se graduó como teniente de infantería en la Escuela Militar del Norte en San Pedro Sula, y aún es reservista.

Luego se graduó como abogado de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y posteriormente estudió una maestría en Administración Pública en Nueva York de 1994 a 1995.

Está casado con la abogada Ana García, con quien tiene cuatro hijos.

«Es venganza»

El expresidente calificó los cargos en su contra por narcotráfico como una «venganza» de los capos de la droga, lo que motivó a un juez a dar luz verde a la extradición a Estados Unidos.

“Esto es producto de la venganza, la venganza de los que pusieron de rodillas al país, de los que sitiaron a Honduras”, dijo el expresidente en un video que grabó la noche del miércoles y difundió el jueves en la televisión local, canal TN5. .

Según él, el mensaje fue grabado poco antes de que el juez de instrucción de su caso fallara a favor de su extradición a Estados Unidos, donde los fiscales de Nueva York lo acusan de conspirar para introducir unas 500 toneladas de cocaína en territorio estadounidense. , entre 2004 y 2022.

Los fiscales estadounidenses han considerado a Honduras un «narcoestado» porque el crimen ha llegado a los niveles más altos del poder. Un exjefe de policía hondureño, identificado como cómplice de los hermanos Hernández, también está encarcelado en Tegucigalpa a la espera de una decisión sobre su extradición.

El expresidente grabó el mensaje sentado en un escritorio y en un sillón ejecutivo, vestido con un elegante traje azul y corbata, mientras comparecía ante el tribunal.

“Cada acción que hemos impulsado, cada pensamiento ha sido dirigido con toda la intención de llevar bienestar a Honduras y eso me enorgullece de que ahora tengamos un país más seguro”, aseguró.

Dijo que su defensa había presentado «argumentos de mucho peso (…) muy vigorosos» para negar la extradición durante la audiencia.

Señaló que el tratado de extradición de Estados Unidos con Honduras “habla de pruebas irrefutables y contundentes que no han sido incluidas en esta solicitud. En ese sentido, sorprende”, explicó.

“Con mis abogados hablaremos de la apelación (…) Estoy orgulloso del trabajo que han hecho, de todo el equipo que me acompañó”, dijo.

Los abogados del presidente han anunciado que recurrirán la decisión, por lo que la última palabra sobre la extradición se reservará al Pleno del Supremo en los próximos días.

La Fiscalía General de Honduras, defensa del Estado, instó a la Fiscalía a incautar los bienes del expresidente “con el fin de garantizar y defender los intereses del Estado”.

La diputada estadounidense de origen centroamericano, Norma Torres, dijo que la extradición de Hernández es un paso para hacer justicia a «todas las víctimas de la corrupción violenta» del expresidente.

“Esta es una decisión importante para la justicia y el estado de derecho… Nos acerca un paso más a la justicia para todas las víctimas de la corrupción violenta de Juan Orlando Hernández, cuyas acciones “han causado daños a millones de hondureños, estadounidenses y otros ( pueblo) y socavó la democracia”, agregó.

Covid-19: más de 300 mil menores han enfermado – El Sol de México

Información relevante sábado 19 de marzo de 2022