in

La carga genética de los mexicanos favorece la obesidad; pedir verificar antecedentes familiares

Debido a nuestra carga genética, los mexicanos tenemos mayor riesgo de tener sobrepeso y, en consecuencia, obesidad, advirtió Emma Chávez Manzanera, coordinadora de la Clínica de Obesidad y Trastornos de la Alimentación del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ). ).

En entrevista con Excelente, explicó que la susceptibilidad genética de un individuo a la obesidad es consecuencia, hasta en un 80%, de polimorfismos genéticos.

El especialista agregó que esta condición genética puede ser desencadenada por estímulos ambientales y se agrava si las personas tienen un estilo de vida con hábitos alimentarios inadecuados y sedentarismo.

“Los mexicanos tenemos una genética que promueve la obesidad. Entonces, si tenemos una mala genética, cualquier desencadenante externo nos vuelve más susceptibles.

“En México tenemos una mayor predisposición a enfermedades metabólicas, como colesterol alto, triglicéridos altos, diabetes y obesidad. Estos genes se transmiten de generación en generación. Entonces, hay genes que te predisponen a más obesidad, diabetes a largo plazo cuando los estás estimulando”, explicó.

El endocrinólogo indicó que para saber si la persona tiene una carga genética propensa a la obesidad y prevenirla, se sugiere revisar los antecedentes personales y familiares.

“Esto lo puedes saber en aquellos niños que desde las etapas más tempranas de la vida —de los dos a los tres años— tienen aumento de peso y van acompañados de otros síntomas.

“Pero, en general, podemos averiguarlo preguntándonos qué es la historia familiar. Saber si tu familia tiene obesidad en toda la rama paterna y materna, con eso ya te puedes dar una idea de quién está en riesgo”, indicó.

Emma Chávez dijo que es difícil saber si la obesidad es resultado de malos hábitos alimentarios hereditarios o de carga genética, pero en ambos casos es posible prevenir esta enfermedad que actualmente afecta a más de cuatro de cada 10 mexicanos.

“Hay genes que te predisponen a más obesidad cuando los estás estimulando. Es complejo, pero los mexicanos realmente corren un mayor riesgo, pero tener el riesgo no significa que vayas a desarrollar la enfermedad.

“Tienes que exponerte a un ambiente obesogénico para desarrollar la enfermedad. Por ejemplo, si tengo un gen que me predispone a la obesidad, pero me cuido, como sano y hago mucho ejercicio, hay pocas posibilidades de que desarrolle obesidad.

“Pero si me expongo a una mala alimentación y a un ambiente sin ejercicio, de inmediato manifestaré sobrepeso y, posteriormente, obesidad”, advirtió la coordinadora de la Clínica de Obesidad y Trastornos Alimentarios del INCMNSZ.

Situación

  • Según los expertos, la obesidad puede ser la manifestación de varias enfermedades o puede desarrollar otras si es mal tratada.

Ansiedad y depresión, detrás del sobrepeso

Actualmente, ocho de cada diez mexicanos obesos o con sobrepeso pueden estar padeciendo algún tipo de trastorno mental, informó. ExcelenteLuis Meixueiro Torres, especialista del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz.

Explicó que este problema, que debe ser abordado de manera multidisciplinaria, también puede manifestarse a la inversa, pero, en ambos casos, surge a partir de los 20 años y afecta, prácticamente en la misma proporción, a mujeres y hombres.

“Ocho de cada diez personas que padecen un problema de sobrepeso u obesidad cumplirán los criterios suficientes para padecer una enfermedad psiquiátrica, especialmente ansiedad y depresión.

“Así mismo, seis de cada diez pacientes con enfermedad mental cumplirán los criterios de sobrepeso y obesidad y tendrán un aumento en su IMC”, dijo.

En el Día Mundial de la Obesidad, que se conmemora el 4 de marzo, la psiquiatra detalló la función metabólica que podría causar problemas mentales en un individuo obeso.

“Las enfermedades metabólicas, como la obesidad, alterarán productos metabólicos como el cortisol. El cortisol es una hormona estrechamente asociada con el estrés.

“Altos niveles de cortisol provocarán estrés acelerado y oxidación a nivel neuronal y esta oxidación alterará el funcionamiento normal de las neuronas. Y la probabilidad de que una persona con obesidad y sobrepeso comience a exhibir una función cerebral emocional anormal es mayor”, subrayó.

Luis Meixueiro Torres señaló que a lo anterior se suma el estigma social contra las personas con obesidad.

«Hay mucho intimidaciónhay mucha presión social sobre la apariencia física, sobre el tema de la salud física y este bombardeo constante de opiniones sobre el sobrepeso por parte de otras personas va a bajar la autoestima de los pacientes y esta baja autoestima va a causar problemas de sueño, ansiedad, depresión y generar otras enfermedades psiquiátricas graves.

“Además, el aspecto emocional interviene de manera prepotente a la hora de comer, porque hay personas que comen por tristeza, impulso, enfado, o incluso quienes tienen trastorno por atracón nocturno y, en todos los casos, deben tener un enfoque multidisciplinario de atención. El miembro también destacó la Sociedad Mexicana de Neurología y Psiquiatría.

el problema empeorará

Hoy viernes, la Federación Mundial de Obesidad presentará nuevos resultados del Atlas Mundial de Obesidad donde se espera que México ocupe un primer lugar, informó Excelente Simón Barquera Cervera, director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS) del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Explicó que los problemas que vive nuestro país se han agravado en los últimos dos años, por la pandemia del covid-19.

“En el atlas que se presentará este 4 de marzo, México está entre los lugares más altos, porque actualmente hay entidades donde se puede contabilizar que más de ocho de cada diez personas ya tienen sobrepeso y obesidad”.

Como autor del libro. ¿Hasta que los kilos nos alcancen?que utiliza la Secretaría de Educación (SEP) para promover ambientes saludables, Barquera Cervera señaló que el problema de la obesidad se agudiza entre los niños y niñas mexicanos.

“En el nuevo atlas, más de uno de cada tres niños reporta sobrepeso y obesidad, lo que nos coloca en una situación muy comprometida para enfrentar esta enfermedad”.

En ese contexto, Simón Barquera lideró la colocación de mil profesionales de la salud, académicos, investigadores y organizaciones de la sociedad civil (OSC) para prevenir, tratar y controlar la obesidad.

En el documento, titulado Ser mejor: la necesidad de una acción inmediata ante el desafío de la obesidad. Una posición de los profesionales de la salud propuso, entre otras cuestiones, las siguientes:

– La obesidad debe ser considerada una enfermedad crónica, compleja y multifactorial en la que están presentes factores genéticos, fisiológicos, hormonales, psicológicos, ambientales, económicos, culturales, sociales y comerciales.

– El abordaje de la obesidad requiere un enfoque centrado en la persona, enfatizando la importancia de la prevención a lo largo del curso de vida desde la preconcepción, durante los primeros mil días de vida.

– No se debe estigmatizar a las personas que viven con obesidad.

– Garantizar la formación y el adecuado desarrollo de los profesionales de la salud, con especial atención al primer nivel de atención y con enfoque preventivo.

– Generar mecanismos para proteger el diseño, implementación y evaluación de políticas de prevención y control de la obesidad, de intereses comerciales y de patrocinio de eventos de psicología y psiquiatría.

Te invitamos a ver nuestro contenido en las redes de:

Opinión y Tendencia

Para 2030, 40% de los adultos en México serán obesos

Inauguran en Tláhuac el parque para perros más grande de la CDMX