in

La importancia del sueño explicada con «peras y manzanas»

El sueño es tan necesario para nuestro organismo como una buena alimentación y la actividad física, triada que incide positivamente en el sistema inmunitario, primera línea de defensa que nos protege de las enfermedades.

Ciudad de México, 27 de marzo (sin embargo).- Dormir es una palabra que asociamos con el descanso, sin embargo, varios factores pueden alterar esta función natural, además de que en ocasiones el sueño y el descanso no suelen recibir la importancia que este merece. ¿Las manifestaciones comunes como bostezar y querer dormir la siesta durante el día significan que nuestro sueño nocturno no es del todo reparador?

El Dr. Hugo Palafox, VP Global de Asuntos Científicos de Immunotec, empresa global de biotecnología y empresa líder en investigación del sistema inmunológico, señala que el sueño es tan necesario para nuestro cuerpo como una buena nutrición y la actividad física, triada que tiene un efecto positivo efecto sobre el sistema inmunológico, la primera línea de defensa que nos protege de las enfermedades.

Hay que decir que el mero hecho de dormir, ya sea largo o de pocas horas, no es suficiente para conseguir el sueño saludable que necesitamos para un descanso profundo, conocer algunos conceptos aportará información sobre cómo conciliarlo correctamente y tener un buen higiene. el sueño Identificar las fuentes de estrés también puede ayudar a generar un mejor descanso, por eso es importante buscar actividades que te ayuden a relajarte durante el día, como la meditación, encontrar espacios para leer o escuchar música tranquila.

Dormir bien ayuda a regenerar las células. Foto: Shutterstock

Para conciliar un descanso nocturno de calidad hay que evitar los malos hábitos antes de acostarse, entre estos se encuentran las cenas copiosas o con demasiados irritantes y el uso del smartphone antes de acostarse.

En el marco del Día Mundial del Sueño (18 de marzo), estos son algunos de los términos relacionados con este estado biológico que llega a ocupar hasta un tercio de la vida del ser humano, pues además de ser una necesidad fundamental, es también un proceso regenerativo.

Memoria inmunológica: Tener un buen descanso consigue tener activa esta parte del sistema inmunológico, lo que equivale a tener una respuesta de defensa frente a posibles infecciones o enfermedades. “Dormir al menos ocho horas al día aumenta la memoria inmunológica que nos defiende de los patógenos a los que ya nos hemos enfrentado en el pasado. De esta manera, se crean células con información valiosa para que, si aparece un agente externo como un virus, podamos combatirlo de manera efectiva”, dice el Dr. Hugo Palafox.

ciclo circadiano: Es el equivalente al reloj biológico, son los cambios físicos y fisiológicos del organismo en un periodo de 24 horas con los estados de sueño y vigilia. Así es como se regulan naturalmente los tiempos de sueño y vigilia. “Para conciliar el sueño es recomendable establecer una rutina que nos indique que se acerca el descanso nocturno, como fijar horarios regulares y mantener el dormitorio lo más oscuro posible”, señala la especialista.

Tener un buen descanso consigue tener activa esta parte del sistema inmunológico, lo que equivale a tener una respuesta de defensa frente a posibles infecciones o enfermedades. Foto: Shutterstock

Sueño profundo: Durante el sueño, el cuerpo pasa por varias etapas, siendo la más importante el sueño profundo. Durante este tiempo, al cerebro se le da la oportunidad de recuperarse y tomar fuerzas después de un día de intensa activación durante todo el día, por lo que llegar a esta etapa significa tener un sueño de calidad. “El sueño es un proceso natural que ayuda a renovar la energía que necesitamos a lo largo del día. Conseguir un sueño reparador o un descanso profundo nos aporta una mayor salud. Dormir más no es descansar más, es encontrar el equilibrio ideal entre las horas de sueño y la calidad nos da”, subraya el especialista de Immunotec.

péptidos: Son principios activos que componen algunos suplementos para mejorar la calidad del sueño. Estas sustancias derivadas de la proteína de la leche son en realidad las que contiene ese vaso de leche tibia que facilita el sueño. “Una recomendación para ayudar a que nuestro cuerpo descanse bien es usar un elemento extra como un suplemento con aprobación clínica y científica, pero recuerda que esto debe tener orientación profesional”, dijo el Dr. Hugo Palafox, VP Global de Asuntos Científicos Inmunotecnológicos.

En definitiva, esta necesidad vital es un aspecto para mantenernos sanos, las funciones naturales que nos reparan por la noche se ven reflejadas en la energía que utilizamos durante el día. Disfrutar y cuidar el sueño es la clave para disfrutar de un completo bienestar.

México reporta 2.936 contagios y 101 muertos por COVID-19 en 24 horas

PRI propone mantener escuelas de tiempo completo