in

La obesidad reconfigura el sistema inmunológico y podría causar resistencia al tratamiento médico

Este descubrimiento fue realizado por científicos estadounidenses cuando investigaban ratones obesos que recibían un fármaco para la dermatitis atópica.

información de la agencia

Ciudad de México.- La obesidad es una enfermedad compleja. No es solo un problema cosmético debido a la excesiva cantidad de grasa corporal. También es un problema médico completo porque aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, diabetes, presión arterial alta y algunos tipos de cáncer. Además, la obesidad reconfigura el sistema inmunológico.

Ahora, un nuevo estudio de los Estados Unidos sugiere que los efectos de la obesidad pueden ser tan profundos que incluso pueden convertir un medicamento destinado a tratar una enfermedad inflamatoria común en un medicamento que empeora las cosas.

Se ha observado que cuando los ratones con dermatitis atópica, que es un tipo común de inflamación alérgica de la piel, son tratados con medicamentos que se dirigen al sistema inmunitario, su piel engrosada e irritada tiende a curarse rápidamente. Pero si se aplica el mismo tratamiento a los ratones obesos, la piel empeora. Esto se debe a que la obesidad cambia la base molecular de la inflamación alérgica, tanto en ratones como en humanos.

El nuevo estudio es una colaboración entre investigadores de los Institutos Gladstone, el Instituto Salk de Estudios Biológicos y la Universidad de California, San Francisco (UCSF). Sus hallazgos, publicados en la revista Nature, arrojan luz sobre cómo la obesidad puede cambiar el sistema inmunológico y, potencialmente, cómo los médicos podrían tratar mejor las alergias y el asma en las personas obesas.

«Vivimos en una era en la que la tasa de obesidad está aumentando en todo el mundo», dijo el Dr. Alex Marson, director del Instituto de Inmunología Genómica Gladstone-UCSF y autor principal del estudio. «Los cambios en la dieta y la composición corporal pueden afectar el sistema inmunitario, por lo que debemos pensar en cómo las enfermedades que afectan al sistema inmunitario podrían diferir entre los individuos», dijo.

América es el continente con mayor prevalencia de sobrepeso y obesidad según la Organización Mundial de la Salud, con un 62,5% de adultos con sobrepeso u obesidad (64,1% de hombres y 60,9% de mujeres) . Si nos fijamos solo en la obesidad, se estima que afecta al 28% de la población adulta (26% de hombres y 31% de mujeres).

La epidemia no es ajena a los niños y adolescentes. En el grupo de 5 a 19 años, el 33,6% de los niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad y el 7,3% de los menores de cinco años, según las últimas estimaciones de UNICEF, OMS y Banco Mundial.

Al comentar sobre el nuevo estudio, el Dr. Ronald Evans, autor principal del estudio y director del Laboratorio de Expresión Génica de Salk y de la Cátedra de Biología Molecular y del Desarrollo de March of Dimes en Salk, dijo: «Nuestros resultados demuestran cómo las diferencias en nuestro metabolismo individual estados pueden tener un gran impacto en la inflamación y cómo los medicamentos disponibles podrían mejorar los resultados de salud».

Previamente, un estudio reciente estimó que aproximadamente la mitad de los adultos estadounidenses serán clasificados como obesos para 2030. Los investigadores también saben que la obesidad, a veces clasificada como un estado inflamatorio crónico, altera el sistema inmunológico de varias maneras.

El equipo de investigación también analizó datos de pacientes humanos con enfermedades alérgicas, incluidos 59 pacientes con dermatitis atópica, así como cientos de personas con asma (otra afección que implica de manera similar una reacción del sistema inmunitario) inscritos en un gran estudio longitudinal existente. Descubrieron que las personas obesas tenían más probabilidades de tener signos de inflamación TH17 o menos signos de la inflamación TH2 esperada.

Aunque se necesitan más estudios en humanos, los datos sugieren que, tanto en humanos como en ratones, la obesidad provoca un cambio en la inflamación que afecta la patología de la enfermedad alérgica y la efectividad de las terapias inmunológicas que se dirigen a la inflamación asociada con TH2.

Padres y maestros en Sinaloa aplauden que escuelas TC continúen

Comer aguacate previene enfermedades cardiovasculares, revela estudio – El Sol de México