in

La violencia de género también se ve en la salud

En los últimos 20 años, la proporción de hogares mexicanos con jefatura femenina ha crecido en un 50% y hay indicios muy claros de que, en términos de salud, estos hogares son socialmente más vulnerables que aquellos con jefatura masculina. Simplemente en hogares encabezados por mujeres, la probabilidad de un gasto catastrófico aumenta dramáticamente y más aún si hay un adulto mayor en ese hogar.

Estas son las señales de que la violencia contra las mujeres en México está muy presente, aumentada y agravada en el ámbito de la salud. Pero es algo que es difícil de ver y por lo tanto es difícil aplicar la perspectiva de género en las políticas de salud.

Por ello, el proyecto de investigación Impacto Económico y en la Salud de las Enfermedades No Transmisibles en Mujeres Mexicanas, lanzado por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) en colaboración con el Instituto George de Sydney, Australia, y auspiciado por la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación farmacéutica (AMIF).

Fue presentado ayer, 26 de abril, en el marco de la Semana de la Innovación AMIIF, donde el Dr.

Eduardo Lazcano Ponce, director general del Insp, dijo que en particular el objetivo es documentar el impacto económico y sanitario atribuible a estas enfermedades no transmisibles (ENT), con especial atención a las desigualdades de género.

Serán 18 meses en los que los investigadores Edson Serván y Emanuel Orozco -quienes lideran el estudio- buscarán evidencias de que en México enfermedades como las cardiovasculares, el cáncer y la diabetes mellitus II afectan de manera diferente a hombres y mujeres y, por ello, su atención debe estar con perspectiva de género:

“Primero, debemos visibilizar que las desigualdades de género no están solo en el tema reproductivo o en la vulnerabilidad por la violencia, sino también en las grandes desigualdades laborales o económicas que surgen cuando incluimos variables como padecer una enfermedad no transmisible y panorama dramático con que viven en México».

Hoy no es posible ver desigualdad de género en salud porque se piensa que ante una necesidad de atención médica hay igualdad de acceso, pero el estudio de estos investigadores intentará demostrar que no es así. Ni por el acceso a los servicios médicos ni por los derechos sociales y laborales que afecten a la salud. Y es aquí donde se puede entender, por ejemplo, que el riesgo de gasto catastrófico y empobrecimiento aumenta cuando la autoridad familiar es femenina. Debe haber muchas historias muy dramáticas que solo esas familias saben cómo viven.

La directora de Acceso a la Innovación de la AMIIF, Karla Báez, ha brindado algunos datos que reafirman el escenario: las mujeres en México son mayoría pero con condiciones de vida precarias. Dos de cada 3 muertes de mujeres se deben a enfermedades no transmisibles. Por ejemplo, el cáncer, la depresión y las enfermedades autoinmunes ocurren principalmente en mujeres.

Según el INEGI, somos 51.43% mujeres (en CdMx la cifra sube a 52.5%) con una esperanza de vida superior a la de los hombres, pero el 32% de esas mujeres con mayor supervivencia tienen problemas de salud.

Más datos: La mayoría de las personas con VIH son mujeres, especialmente entre los 15 y los 24 años. La obesidad es mucho más común en mujeres que en hombres. También hay que decir que los hogares en las comunidades son mujeres que buscan la salud en la familia, que el 70% del personal social y de salud en México como en el resto del mundo son mujeres, pero la mitad de lo que aportan las mujeres no es remunerado porque el tema de los cuidadores pasa dentro de la familia, algo que parece fuera de lugar pero es lo que está pasando.

Cuatro pilares de la Previsión Social del IMSS

Ahora que Tlaxcala ha sido firmado como el segundo estado en transferir sus servicios de salud al IMSS-Bienestar, el director general del IMSS, Zoé Robledo, ha anunciado que el programa se basa en cuatro pilares: 1. Atención primaria de salud, 2 Contar con especialistas, particularmente los residentes que están en el último año de su rotación de campo -, 3. Participación comunitaria para la corresponsabilidad en el cuidado de la salud; y 4. el sistema de seguridad social de medicamentos, insumos, insumos, equipos e infraestructura. En Tlaxcala se invertirán 800 millones de pesos en la fase inicial y se contratarán 500 trabajadores de la salud, según la gobernadora Lorena Cuéllar.

BD se define por esquema híbrido

Una encuesta reciente de Business Insider reveló que tras la pandemia, 1 de cada 2 empresas en México (52%) prefiere el trabajo híbrido y solo 1 de cada 5 quiere volver al esquema tradicional. Becton Dickinson México (BD), una de las empresas de tecnología médica más grandes del mundo, ha decidido estar entre las primeras, ya que Julio Duclos, vicepresidente y gerente general de BD México, Caribe y Centroamérica, decidió invertir 1.1 millones de dólares para modernizar sus oficinas corporativas en la Ciudad de México que operarán bajo un esquema de negocio híbrido. Los equipos irán a la oficina una vez cada 15 días y tendrán la opción de ir un día adicional. Duclos confía en que el nuevo esquema beneficiará la productividad, colaboración y calidad de vida de sus más de 400 empleados.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista de economía y salud.

salud y negocios

Comunicadora especializada en salud pública y el sector salud. Cursó la Maestría en Administración de Sistemas de Salud en la FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, un concepto sobre la salud de la mujer. Me apasiona investigar e informar sobre la salud, la innovación, la industria relacionada con la ciencia y encontrar el enfoque comercial objetivo para cada tema.

Ronaldo Cisneros marca su primer gol en la MLS

Exposición de máquinas para la industria minera en 220 stands