in

Migrantes, sin garantía de acceso a los servicios de salud

Ciudad de Juárez.- Pese al aumento «dramático» de personas en situación de movilidad, Ciudad Juárez no ha consolidado un programa específico para ampliar o adecuar la oferta para garantizar servicios de salud a estas personas, señala el informe «El derecho a la salud: desafíos de los flujos migratorios mixtos hacia Ciudad Juárez». Juárez, México”, por el Danish Refugee Council (RDC) y el Jesuit Refugee Service Mexico (JRS).

Tras el seguimiento realizado en estas fronteras entre septiembre de 2021 y febrero de 2022, en coordinación con Save the Children España y México, Plan Internacional España y México y HIAS México, con el apoyo financiero de Protección Civil y Ayuda Humanitaria de la Unión Europea (ECHO) , el informe señala que la ausencia de medidas específicas para atender a personas refugiadas, migrantes, desplazadas internas y retornadas refleja un desconocimiento de la realidad de Ciudad Juárez.

El 59.3 por ciento de la población monitoreada dijo que tenía que acceder a los servicios de salud en Ciudad Juárez. Sin embargo, el seguimiento de las actividades de protección y asistencia humanitaria ha revelado desafíos persistentes en cuanto a la disponibilidad y accesibilidad de los servicios de salud, como el costo de los medicamentos, el transporte, la distancia, los largos tiempos de espera para el tratamiento, la falta de información, la falta de atención especializada, la discriminación. , cargos de ilegalidad o la imposibilidad de acceder al servicio de salud.

“Si bien la apertura del centro de salud ‘Todos Somos Mexicanos’ representa un importante avance en cuanto a la disponibilidad de servicios, la insuficiencia de su oferta en Ciudad Juárez se deriva de la ausencia de un programa específico para atender las necesidades de salud de la población. en los movimientos migrantes mixtos”, afirma el informe internacional.

un derecho humano

En el derecho internacional se considera que “la salud es un derecho humano fundamental e indispensable para el ejercicio de los demás derechos humanos”, según Naciones Unidas. Además, según la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le garantice la salud para sí y para su familia, y en particular la alimentación, el vestido, la vivienda, la atención médica y los servicios sociales necesarios.

En México, el derecho a la protección de la salud está consagrado en la constitución política y desarrollado en la ley general de salud. En el estado de Chihuahua, las instituciones de salud reciben recursos del gobierno federal a través del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), pero operan hospitales públicos y centros de salud estatales.

Sin embargo, la oferta de servicios de salud disponible en Ciudad Juárez se ha visto desbordada por la alta concentración de personas en movimientos migratorios mixtos en los últimos años, volviéndose insuficiente ante las abrumadoras necesidades de la población.

En el primer nivel de atención, que incluye a los prestadores de servicios de atención primaria, existen algunos centros de salud públicos, entre ellos el centro «Todos Somos Mexicanos». Recién inaugurado a mediados de 2021, este centro de salud está ubicado cerca del puente fronterizo y es uno de los más conocidos entre la población de interés. Pero no hay servicios públicos en todas las partes de la ciudad, lo que deja a las personas alojadas en algunos de los albergues más remotos sin una opción de atención primaria de salud gratuita.

Costo, otro obstáculo

“Algunos participantes en las discusiones de los grupos focales especificaron que el costo del traslado de su albergue a ‘Todos Somos Mexicanos’ ascendió a 220 pesos mexicanos. Considerando que, en el 85,2 por ciento de las familias entrevistadas, nadie trabajaba para generar ingresos, el costo del transporte representa un impedimento muy serio para la atención oportuna de los riesgos de salud”, revela el informe.

Y es que, aunque el marco legal mexicano prevé la prestación de servicios básicos de salud para todas las personas en el territorio nacional, en algunos centros de salud persiste la obligación de presentar un documento que acredite la nacionalidad mexicana para ser atendido, dice.

Hay algunas farmacias y clínicas privadas que ofrecen servicios básicos de salud, pero más personas atendidas mencionaron la falta de personal o materiales en algunos de estos centros.

En los centros de salud privados más cercanos a los centros de recepción, muchas personas reportaron tener que pagar por el tratamiento médico. Los impuestos para pagar estos tratamientos y el alto costo de los medicamentos, en comparación con los escasos recursos de muchos migrantes, fueron otros factores que limitaron el acceso a los servicios de salud.

Aunque el costo depende del tipo de medicamento, algunas personas han reportado tener que pagar hasta 600 pesos mexicanos en las farmacias o clínicas más cercanas a sus albergues para obtener medicamentos para tratar la tos y otras dolencias menores.

Baja disponibilidad de especialistas.

En el segundo nivel de atención, el hospital general de Ciudad Juárez cuenta con atención de emergencia y algunas especialidades, mientras que el hospital de la mujer ofrece atención especializada en problemas de salud sexual y reproductiva. Sin embargo, las personas de interés han notado la disponibilidad limitada de especialistas dentro de estas instituciones públicas para el tratamiento de condiciones complicadas.

El 10.1 por ciento de los migrantes reportó tener condiciones que limitan el ejercicio de sus facultades o funciones básicas. Entre las discapacidades detectadas, las más comunes estaban relacionadas con la vista y la capacidad para caminar y la mayoría eran condiciones que las personas ya tenían antes de salir de su país de origen.

El 1,6% de la población monitoreada corresponde a mujeres embarazadas o lactantes. Quienes tengan necesidades específicas de atención médica en el período prenatal para asegurar su salud y el buen desarrollo del embarazo, así como durante el parto y en el período posnatal.

El 4,4 por ciento de las personas encuestadas dijeron que tenían una condición médica grave. “Aunque se detectaron una variedad de condiciones, las clasificadas como graves requerían tratamiento o atención para proteger la vida de las personas”.

Entre las recomendaciones dadas por organismos internacionales a las autoridades mexicanas en esta frontera, tras el monitoreo, está promover la disponibilidad de opciones habitacionales dignas e higiénicas mientras preocupa la permanencia de las personas en Ciudad Juárez para promover la prevención de enfermedades y otros problemas de salud.

También se resaltó la necesidad de garantizar el acceso a los servicios de salud en igualdad de condiciones para los extranjeros indocumentados en cumplimiento de la Ley General de Salud según la reciente interpretación de la Corte Suprema de Justicia. Para ello, se deben realizar actividades de sensibilización, capacitación y seguimiento, así como establecer un mecanismo de denuncia para detectar casos de denegación de atención médica por condición migratoria o falta de documentos y otros episodios de discriminación.

El periódico de México | Noticias de México | Salud

Indígenas chiapanecos exigen liberación de dos pobladores