in

Necesitamos más neurólogos

La enfermedad renal crónica va en aumento; Es un problema de salud pública, dice.

La enfermedad renal crónica (ERC) es un problema de salud pública. El dato anual presentado en México sobre la incidencia (casos nuevos) es de unos 45 mil individuos (346 por millón de habitantes).

En tanto, la prevalencia (pacientes que tienen o han tenido la enfermedad) es de 188.000 (1.447 personas por millón de habitantes), según el académico de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, Pedro Trinidad Ramos.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la tasa global de mortalidad para todas las edades por insuficiencia renal crónica aumentó un 41,5 % entre 1990 y 2017.

El Jefe de Nefrología del Centro Médico Nacional «Siglo XXI» del IMSS considera que, ante el problema que representa la insuficiencia renal crónica, es de vital importancia la prevención de los principales factores de riesgo: diabetes, hipertensión arterial, obesidad y síndrome metabólico.

En este sentido, cabe señalar que hasta febrero de 2022 en nuestro país había 1.318 nefrólogos titulados: 1.100 para población adulta y 218 para pediatría.

“Actualmente en nuestro país tenemos 10 nefrólogos por millón de habitantes, entonces lo que recomienda la Organización Panamericana de la Salud (OPS) es 20 nefrólogos por millón de habitantes; es decir, tenemos un déficit de 10 nefrólogos por millón, (50 por ciento), por lo que no se está logrando la cobertura para la atención de pacientes con enfermedad renal”, subrayó.

Respecto al Día Mundial del Riñón, que se conmemora cada segundo jueves de marzo, el catedrático de Nefrología de la FM cita como uno de los primeros signos clínicos (frecuente, pero no en todos los casos) que evidencian la enfermedad renal es la presencia de edema o hinchazón en el miembros inferiores o párpados.

Otra es que haya presión arterial descontrolada, cambios en el volumen y frecuencia de la orina que puede disminuir o aumentar, así como colores anormales, ya que puede haber hematuria (sangre en la orina) o coluria (orina oscura). Frente a esta foto es recomendable contactar con el médico de primer contacto, incluso con el especialista.

Sin embargo, Trinidad Ramos señala que algunas de las causas de la insuficiencia renal crónica «permanecen en silencio» y hasta que el paciente llega a una etapa tardía de síntomas externos, de ahí la conveniencia de la evaluación periódica de la función renal.

Si un paciente es diabético, recomienda, debe llevar un control estricto de sus niveles de glucosa, y en la alimentación no exagerar en el consumo de aporte calórico porque hacerlo predispondrá a un descontrol de la glucosa que será tóxico para los riñones. (glucotoxicidad) .

La mejor manera de cuidar nuestros riñones, aclara, es la prevención o el control de la diabetes, la hipertensión, la obesidad y el síndrome metabólico.

Y es que según los datos citados por la especialista, correspondientes a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2012 y 2018, denotan un aumento de los factores de riesgo.

Hasta 2018, informa el académico, se sabe que 10.3 por ciento de la población mexicana tenía conocimiento de padecer diabetes; la hipertensión arterial se estableció en 18,4% y en mayores de 50 años este porcentaje aumentó a 26; finalmente, la obesidad se ubicó en un 40%.

¿Por qué son importantes?

Estos órganos de 12 por seis centímetros y unos 150 gramos de peso, detalla Trinidad Ramos, tienen varias funciones, una es mantener el equilibrio de nuestro medio interno, es decir, la excreción de sustancias a través de la ingesta de proteínas.

Otra es deshacerse del líquido que queda del cuerpo; regular la presión arterial; Realiza las funciones de las glándulas al producir sustancias como la eritropoyetina, cuya función es estimular la médula ósea para producir glóbulos rojos. También activa otra hormona que es la vitamina D, que se utiliza para la absorción intestinal.

Cabe mencionar que en su repositorio digital de tesis, la UNAM cuenta con 245 trabajos de recepción de diversos grados enfocados en los riñones. En los próximos meses celebrará 100 años de investigación en esta área con una de las primeras, que data de 1923, la tesis: «Breves consideraciones sobre el riñón flotante y su tratamiento quirúrgico», que presentó José Gámez Márquez para obtener el título de cirujano .

La entrada Necesitamos más neurólogos se publicó por primera vez en Diario Marca.

La modelo rusa se encuentra con el rostro desfigurado tras la cirugía

Más de 992 mil mujeres trabajan en el sector primario del país