in

Quinta ola de COVID menos virulenta; pero se deben mantener las medidas preventivas

Los especialistas Samuel Ponce de León Rosales, Yolanda López Vidal y Mauricio Rodríguez Álvarez consideraron que la etapa más severa de la enfermedad ya pasó; sin embargo, se debe continuar con el esquema de vacunación, especialmente para los niños, y el monitoreo de omicron

A dos años y medio del inicio de la pandemia de COVID-19, en México avanza la quinta ola, menos virulenta que las anteriores, pero aún con un alto número de casos, por lo que se completan programas de vacunación y medidas preventivas como l’uso de mascarillas, lavado de manos y evitar aglomeraciones incluso en espacios abiertos, recomiendan los expertos de la UNAM.

En esta fase hay menos mortalidad y hospitalizaciones; sin embargo, algunos riesgos permanecen vinculados al alto índice de diabetes presente en el país y a la contaminación del aire, especialmente en ciudades como la Ciudad de México donde se concentra la mayor cantidad de casos, advirtió el coordinador de la Comisión Universitaria para la emergencia del Coronavirus, Samuel Ponce de León Rosales.

Durante la rueda de prensa a distancia «¿Hacia dónde vamos con la quinta ola de contagios?», el titular del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) de la UNAM dijo sobre el COVID-19: estima que unos 20 millones de personas, pero podría subir a 26 millones.

“Hay 550 millones de casos registrados oficialmente en el mundo, pero obviamente hay muchos más y la cifra se podría multiplicar por 10 sin exagerar. Además, se ha aplicado una cantidad extraordinaria de vacunas, más de 11 mil millones de dosis, lo que representa una epopeya espectacular”, consideró.

Advirtió que en México estamos en una fase acelerada de crecimiento de la quinta ola, y seguramente todos saben que se han contagiado a pesar de la vacunación. “Esperamos que tenga menos morbilidad y mortalidad, lo que no quiere decir que no vaya a aumentar el número de muertes, porque habrá muchos casos de contagio”.

Ponce de León informó que existen situaciones complicadas en nuestro país, como la alta prevalencia de diabetes y el riesgo de COVID-19 grave con altos índices de contagio, por lo que pidió prevención.

En la intervención, la profesora de la Facultad de Medicina (FM) y coordinadora de Clínicas de Diagnóstico de Coronavirus, Yolanda López Vidal, explicó que de los pacientes evaluados en la Clínica COVID-19 de la UNAM de febrero a junio de 2022, 489 reportaron estar asintomáticos (28.5%) y 1.242 (71,75%) experimentaron al menos un síntoma, expresado en una media de 3,86 días.

«Hay de tres a cuatro veces más probabilidades de obtener un resultado positivo de la enfermedad cuando hay al menos un síntoma presente que cuando no está presente», comentó.

Agregó que omicron parece ser menos virulento que las variantes anteriores, pero ese no será necesariamente el caso en el futuro. «No hay razón para garantizar que las variantes y subvariantes futuras sigan estas tendencias, por lo que sería prudente continuar monitoreando todas y cada una de las que aparezcan».

Los factores comórbidos son: hipertensión, diabetes, obesidad y tabaquismo. «Presentan, con mucho, el número de riesgo más alto asociado con esta enfermedad». Además, la contaminación perpetúa el proceso inflamatorio de la enfermedad y la hace permanente, advirtió.

Por su parte, el académico de la FM y miembro de la Comisión Universitaria para la atención de la emergencia del coronavirus, Mauricio Rodríguez Álvarez, se refirió a la vacunación que en esta quinta ola ha obtenido una excelente cobertura, superior al 80%.

“Ha habido un avance muy importante en vacunación, en nuestro país se han administrado casi 210 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19. A partir de esta semana se cubre la vacunación de los niños de 5 a 11 años, que fue uno de los grupos menos afectados por la pandemia”, comentó.

Hay una protección importante gracias a los biológicos, lo que se ha demostrado con las oleadas de muerte, que se han reducido en la tercera oleada. “También tenemos cobertura de los grupos más afectados, más del 80 por ciento”, dijo.

Actualmente, subrayó, estamos en un período de transición hacia una fase pandémica más estable, con un mejor diagnóstico, vacunación y manejo de los pacientes.

Los especialistas reiteraron que la Ciudad de México sigue siendo el núcleo de la pandemia y continúa una transmisión acelerada de contagios, por lo que se deben mantener las precauciones, entre ellas la ventilación en espacios cerrados, el uso correcto de la mascarilla, el cumplimiento de las medidas de higiene y el programa completo de vacunación. .

INSABI: y atrás, atrás, atrás

¡Una fortuna! ‘Canelo’ confiesa que llevó a cenar a 35 familiares tras sus riñas