in

Riqueza natural y pobreza social

discutir el grandes proyectos lanzado por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador resulta ser un ejercicio útil para entender a fondo su alcance. Se habla de efectos positivos, más que de impactos negativos y en medio de gustos y disgustos se está lejos de ser objetivo. En cuanto a estos proyectos, el Tren Maya llama la atención con el objetivo de detonar el desarrollo sureste del país Región que, con la excepción de algunos polos de desarrollo, ha sido casi olvidada durante 50 años por los gobiernos anteriores. Sí, se han dado enormes paliativos para contener la pobreza y otros indicadores sociales negativos; pero no se han realizado inversiones en proyectos que permitan superar estructuralmente el enorme rezago social. Frente a los beneficios que genera la generación de empleos e ingresos, hay quienes, por el contrario, afirman que esto solo conducirá a la depreciación del capital natural de las áreas altamente conservadas en los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo. .

Un análisis objetivo debe, en primer lugar, conducir a caracterizar la región. Los cinco estados se ubican dentro de los 13 lugares más pobres del país, en el siguiente orden: Chiapas, primer lugar; Tabasco, séptimo; Campeche, décimo; Yucatán, undécimo y Quintana Roo, decimotercero (Cifras de Coneval, 2020):

Los datos sobre la pobreza se vuelven más concluyentes a medida que se hace una mayor desagregación de los datos. Vale la pena exponer solo los más relevantes:

Las columnas más leídas de hoy
  • los ruta del tren Atravesará 42 municipios cuya pobreza media y pobreza extrema son 51 y 12 por ciento respectivamente. De acuerdo con el escrito “Sin embargo”, los promedios de pobreza de estos municipios agrupados por entidad federativa son los siguientes (Coneval 2015):
  • Una revisión más detallada nos permite distinguir que en el camino de la tren maya hay municipios extremadamente pobres con índices de pobreza que superan el 70% (el promedio nacional es del 44%) y índices de pobreza extrema que superan el 20% (el promedio nacional es del 8,5%). Entre estos municipios, los de Calakmul, Campeche; Libertad y Palenque, Chiapas; y Felipe Carrillo Puerto y Morelos, Quintana Roo.
  • Según un estudio de FonaturEl Tren Maya atravesará 173 localidades, ubicadas a 10 kilómetros de recorrido, de las cuales el 68% tiene un grado de marginación alto a muy alto y el 17% un grado de marginación medio.
  • En estas 173 localidades, más de 2 millones de personas viven en la pobreza (51% del total) y cerca de medio millón (12%) vive en condiciones de pobreza extrema.

El dato reitera que la pobreza prevalece en la ruta del tren maya, con municipios y localidades donde la pobreza es multidimensional, por atrasos en educación, alimentación, bienestar y vivienda. El Tren Maya para los habitantes de este gran región podría significar, sí, un esperar para mejorar sus condiciones de existencia, pero hay una pregunta perfectamente válida: ¿cuánto se destruye el capital natural?

Lo primero a tener en cuenta es que la crítica precisa y objetiva requiere al menos tres elementos:

  1. Conoce el proyecto en detalle
  2. Estar al tanto de las declaraciones de impacto ambiental
  3. Preferiblemente, realizar una visita física de la ruta para evaluar el daño ambiental. En todo proyecto que se realiza en áreas altamente conservadas o en Áreas Naturales Protegidas (ANP) se influye en el capital natural; Por eso se vuelve importante conocer el alcance del trabajo de mitigación. Es importante, en términos de recursos naturales, calcular los impactos ambientales a través de un estudio ambiental; Este estudio se denomina en México “Declaración de Impacto Ambiental” (MIA).

Hay dos secciones, la palenque en izamal, donde la obra ferroviaria se realiza sobre vías de tránsito ya existentes y, por tanto, ya existe un impacto ambiental; en este sentido los daños adicionales son mínimos e incluso inexistentes. En el otro tramo del recorrido, la construcción de la vía implica el desbroce, para lo cual es necesario medir la extensión del área en cuestión, así como la tala de árboles para establecer la compensación correspondiente mediante el traslado de plantas, reforestación y otras acciones a favor de la conservación de suelos y aguas, entre otras medidas. La estimación técnico-teórica indica que solo se afectarán unos 7.000 árboles, equivalente a 11 árboles por hectárea, y que es necesaria una reforestación intensiva para recuperar los ecosistemas. Otro problema está relacionado con la vida silvestre, donde se deben considerar medidas como el cruce de vida silvestre y la alerta de vida silvestre para mitigar los efectos.

El trasfondo de la discusión, en términos ambientales, debe centrarse en el hecho de que la El proyecto Tren Maya es amigable o no con el medio ambiente. Según su “Eje Ambiental”, la respuesta es positiva porque pretende desencadenar una responsabilidad compartida con las comunidades para la recuperación y conservación de los recursos naturales, como suelo, agua, flora y fauna. Los objetivos también resultan encomiables:

  • Compensar los impactos de obras anteriores en la región que no hayan sido mitigados.
  • Restaurar la conectividad biológica.
  • Rehabilitar los ecosistemas degradados, en particular las ANP.
  • Reducir la tala ilegal de árboles.
  • Generar una economía basada en el uso responsable de los recursos naturales.
  • Promover actividades con uso menos intensivo de la tierra y los recursos naturales.

La conservación y máxima restauración posible de los ecosistemas es, de hecho, lo que debe ser considerado para que la tren maya adquirir un sentido superlativo favorable y ser un referente internacional. Aun así, estos magníficos propósitos quedarían a la deriva si no se sacara de la pobreza a los habitantes de las ANP o áreas de alta conservación.

En México (y en países como el nuestro) la característica esencial de las APN o áreas o sitios que deben ser protegidos por su riqueza biológica es que están habitados por habitantes muy pobres y de alta marginación social. Esta condición hace que la explotación de los recursos naturales sea un elemento fundamental de sus ingresos. La explotación se da de dos formas: la que ellos mismos realizan (para el sustento) o la que realizan agentes económicos extranjeros que generalmente actúan clandestinamente contra el medio ambiente (explotación del suelo, minería, extracción de piedras, gravas y arenas, tala de árboles, comercio de flora y fauna, entre muchas otras actividades ilícitas). A cambio de «cerrar los ojos» y no denunciar, los habitantes de las áreas protegidas reciben solo obsequios o magros ingresos.

La creación de las ANP no fue una experiencia exitosa para quienes viven allí. el caso de la Reserva de la Biosfera de Calakmul, decretada como Reserva el 23 de mayo de 1989, es un ejemplo: tiene selvas altas, medias y bajas y la extensión de su selva tropical es la segunda más grande de América (antes de la Amazonía); su diversidad biológica es envidiable, “incluye más del 80% de las especies de plantas de la Península de Yucatán, así como 350 especies de aves y cerca de 100 de mamíferos; También es hogar de numerosos vertebrados en peligro de extinción: el pecarí de labios blancos, el tapir centroamericano, el jaguar, el puma, el zopilote rey y el pavo ocelado, entre muchos otros. Cabe agregar que su herencia es mixta: tiene el centro urbano más grande del área maya durante el período clásico; Por ello, la antigua ciudad maya y los bosques tropicales protegidos de Calakmul fueron inscritos el 21 de julio de 2014 como bien mixto en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Frente a la belleza biológica, histórica (arqueológica) y cultural, el municipio de Calakmul, Campeche presenta preocupantes rezagos sociales: el índice de pobreza asciende al 74.3% y el índice de pobreza extrema al 23.5%; Además, la pobreza es multidimensional: el 90% de la población no tiene acceso a la seguridad social; El 81% no cuenta con los servicios básicos que corresponden a un hogar y el 31% no cuenta con una alimentación adecuada. Es claro que a 33 años del decreto de la Reserva de la Biosfera de Calakmul, los beneficios han sido muy pocos y que, por el contrario, los indicadores socioeconómicos muestran solo estancamiento o retroceso.

El problema se origina, una ANP está conformada por dos zonas: una zona núcleo y una zona de amortiguamiento. En la zona núcleo los habitantes están prácticamente imposibilitados de realizar cualquier actividad y en la zona de amortiguamiento solo pueden realizar algunas actividades productivas, que son las que tradicionalmente realizan, entre ellas la agricultura y la ganadería, generalmente con bajos rendimientos. El área de la reserva de Calakmul, por ejemplo, es de 7.231 kilómetros cuadrados y su área central cubre el 34%.

Generalmente, ecologistas creen que existe un amplio apoyo social en la creación y preservación de las APN. La experiencia indica (al menos la mía) que, a pesar de los enfoques y actividades de consulta, lo que existe es una oposición considerable por parte de los pobladores, porque se les prohíbe realizar actividades y explotar los recursos naturales y a cambio no se les ofrecen alternativas productivas o de ingresos reales o potencial viable.

El verdadero problema es que ya no puede seguir así, lo que significa que se debe cambiar la visión: se deben generar proyectos que sean favorables tanto para el medio ambiente como para la población. Sin estos proyectos todo se vuelve demagógico y es imposible contener la destrucción de bosques, fauna, flora, ríos y otros cuerpos de agua y subterráneos, entre otros recursos.

El tren maya significará un hito histórico, en la medida en que efectivamente mejore las condiciones de vida de los más de dos millones de pobres que viven en el camino; Lo será aún más si el proyecto cumple con el objetivo de realizar acciones de conservación en una región con gran riqueza biológica.

Debe quedar claro: detener y contener la pobreza es tan importante como salvaguardar los recursos naturales; y es que la pobreza acaba dañando gravemente el capital natural. Esto es lo que está pasando en todas las ANC y regiones altamente conservadas de México. ¡créeme!

México registra 3.303 contagios y 85 muertos por COVID-19 en 24 horas

Refugiados ucranianos alojados temporalmente en BC; estoy a 1km de estados unidos