in

Suman 88 padecimientos – Burnout y endometriosis se suman a las enfermedades laborales en México

Según la OMS, el agotamiento es “el resultado del estrés laboral crónico que no se ha manejado con éxito”. Ya en 2017, la organización alertó que alrededor del 75% de los trabajadores mexicanos padecía el llamado quemado.

Ciudad de México, 7 de mayo (sin embargo).- La Tabla de Enfermedades de la Ley Federal del Trabajo (LFT) cambió 52 años desde la última actualizacióny en su más reciente edición, el Secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS) añadió enfermedades mentales derivadas de estrés laboral – incluida la fatiga por estrés laboral, más conocida como quemado-, enfermedades de la mujer e pérdida de embarazo.

El proyecto de actualización finalizó el 29 de abril. La agencia agregó un total de 88 nuevas enfermedades a la lista, de las cuales el grupo de enfermedades que registró un mayor aumento fue el de cáncerpasando por De 4 a 30 condiciones –Es decir, se han añadido 26 tipos de cáncer–. Además, las patologías infecciosas y parasitarias aumentaron de 21 a 41, y entre estas se sumó la enfermedad que provocó la pandemia, COVID-19.

El Jefe de la Secretaría, Luisa María Mayor Luján, destacó que las enfermedades psicosociales están incrustadas, derivadas del estrés laboral, así como Enfermedades del sistema digestivo y también agregó infarto de miocardio debido a la exposición a productos químicos.

La Secretaría explicó que en lo que se refiere a la Tabla de Valoración de Incapacidad Permanente, contiene la parte, aparato u órgano del cuerpo afectado; el seguimiento del accidente o enfermedad laboral y el porcentaje de invalidez aplicable a cada tipo de enfermedad, donde se concentran nuevos mecanismos de valoración de enfermedades como el VIH, los trastornos mentales, los cánceres profesionales, entre otros.

Además de sumar la pérdida del embarazo, la Secretaría del Trabajo ha agregado la endometriosis como una de las enfermedades de la mujer. Según datos de la Secretaría de Salud, el 10 por ciento de las mujeres en edad reproductiva a nivel mundial padece endometriosis, mientras que en México se estima que esta condición afecta a unas siete millones de mujeres.

Especialistas en salud han asegurado que aunque hasta el momento no se ha encontrado una causa específica de esta enfermedad; La genética, la obesidad, las relaciones sexuales a edades tempranas, el tabaquismo, los hábitos alimentarios inadecuados o los abortos involuntarios pueden predisponer a su desarrollo, que puede darse en mujeres de 11 a 55 años.

Hay varios tipos de endometriosis, la más común es la endometriosis profunda – cuando se afecta un área donde se unen la vagina y el recto, causando un dolor intenso; trompas o trompas de Falopio; pélvico-peritoneal, que genera lesiones superficiales en los ovarios, así como en la serosa, que provoca afectación vesicular, fibrosis y cicatrización.

Otro tipo de endometriosis es la endometriosis intestinal, cuyo síntoma más frecuente es el sangrado rectal que provoca cánceres de recto en mujeres premenopáusicas, particularmente en aquellas con antecedentes de infertilidad. El retraso en el diagnóstico puede complicar el tratamiento; incluso conducir a la muerte.

La tabla actualizada en el orden de las condiciones. En total, se agregaron 88 enfermedades a la lista. Foto: captura de pantalla, STPS.

ESTRÉS TRABAJO EN MÉXICO

En esta actualización, el estrés relacionado con el trabajo se ha incluido en las tablas de evaluación de enfermedades y discapacidades. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que desde al menos 2017, la 75 por ciento de los mexicanos sufren de síndrome quemado o fatiga por estrés laboralincluso por encima de las cifras de China y Estados Unidos (73 por ciento y 59 por ciento, respectivamente), las dos mayores potencias económicas del mundo.

Para el organismo internacional, el estrés se origina por el desequilibrio que genera la gran carga de trabajo y la presión sobre los trabajadores, así como por los conocimientos y habilidades que enfrentan los ciudadanos asalariados de ese país.

La OMS asegura que «una mala organización del trabajo, es decir, la forma en que se definen los puestos y los sistemas de trabajo y cómo se gestionan, puede provocar estrés laboral» e incluso problemas de salud como «enfermedades cardíacas», trastornos digestivos y aumento de la presión arterial.

Ya en 2015, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) incluyó los trastornos mentales derivados del estrés en el listado de enfermedades profesionales, para homologar sus criterios con los de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En su momento, el instituto de salud explicó que en los últimos cinco años se había producido un aumento de las enfermedades mentales asociadas al estrés laboral, pero que aún no se encontraban en el top 10 de motivos de asistencia o consulta por enfermedades relacionadas con el trabajo. .

Foto: Twitter, vía @UNAM_MX.

En particular, ciertos factores como las horas extras o jornadas laborales extendidas, la rotación de turnos, e incluso estar sujeto a situaciones hostiles o de acoso dentro del área de trabajo pueden tener un impacto negativo en la salud física, mental y emocional del empleado, de ahí la importancia de prevención

Ahora, en el contexto de la pandemia de COVID-19, los trabajadores de la salud han sido uno de los sectores más golpeados. Datos del British Journal of Medicine La manoen 2016, entre el 25 y el 33 por ciento de los que trabajaban en cuidados intensivos a nivel mundial sufrían de quemado, pero con la crisis del coronavirus, el 51% reportó agotamiento severo. En los Estados Unidos, el 13 % de los médicos, hombres y mujeres, han tenido pensamientos suicidas, según el «Informe nacional sobre el agotamiento y el suicidio de los médicos de 2021», compilado por el sitio de información y educación médica Medscape.

La OMS ha especificado que la fatiga por estrés relacionado con el trabajo consta de tres dimensiones:

– Sentimientos de falta de energía o agotamiento; sensación constante de cansancio, incluso al comienzo del día.

Mayor distanciamiento mental del trabajo o sentimientos negativos o cínicos, incluso con respecto al trabajo, lo que hace que no se sientan comprometidos con sus propias actividades o las de otras personas.

Sentimiento de ineficacia y falta de realización.

Físicamente, algunos de los síntomas pueden ser dolores de cabeza constantes, gastritis, aumento de la presión arterial y una mayor incidencia del síndrome del intestino irritable, latidos cardíacos rápidos, temblores corporales o tics nerviosos, pérdida de cabello, menstruación irregular, presión en los dientes y la mandíbula (bruxismo). , tensión muscular, diarrea o estreñimiento, insomnio, tartamudeo o trastornos de la piel. En cuanto a los síntomas psicológicos, la organización mundial menciona dificultad para concentrarse, aumento de errores, disminución de la capacidad de toma de decisiones, disminución de la memoria, ansiedad, preocupación excesiva, pensamiento catastrófico, inquietud, miedo o pánico, irritabilidad, disminución de la autoestima y cambios de humor continuos, que si no tratada a tiempo puede conducir a inestabilidad emocional o depresión.

Debido a la pandemia de coronavirus, México perdió cerca de 1.19 millones de empleos formales entre el 13 de marzo y julio de 2020. Foto: Darkheart

México es uno de los países con más horas de trabajo. Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) muestran que a 2021 el 29% de los empleados en México tienen jornadas muy largas, una de las cifras más altas en los países de la organización, donde el promedio es del 11%. Hasta agosto de 2021, los mexicanos seguían siendo los de mayor jornada laboral, a pesar de que la pandemia del coronavirus provocó una reducción del 10% en el tiempo destinado a este fin en todos los ámbitos.

En promedio, los mexicanos trabajan 2,124 horas al año, pero la proporción entre los países de la OCDE es de 1,687 horas al año. Además, un estudio reciente publicado en la Revista del Colegio Americano de Cardiología mostró que entre los pacientes que regresan al trabajo después de un ataque cardíaco, aquellos que trabajan más de 55 horas a la semana aumentan sus posibilidades de tener un segundo ataque cardíaco en aproximadamente el doble que aquellos que tienen un trabajo promedio de tiempo completo de 35 a 40 horas a la semana. Esto se suma a estudios previos que han encontrado una asociación entre largas horas de trabajo y un mayor riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular.

El estrés laboral causa el 25% de los 75,000 infartos registrados en México en 2016, según Jesús Uribe Prado, doctor en psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por EFE. El especialista señaló que uno de los principales problemas que tiene el país es que la representación de los trabajadores es muy poca o nula, “y la ley en sí no contempla estas cosas” y consideró que México tiene un atraso de unos 30 años en este tema en comparación con Europa. países y sus vecinos de América del Norte, mientras que también tendría un retraso comparativo de 10 años en comparación con los países de América del Sur.

Hasta octubre de 2019, el Ministerio del Trabajo impuso la NOM-035 para establecer los elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial en el trabajo, así como para promover un clima organizacional favorable en el trabajo. Los empleadores deben realizar exámenes médicos a los trabajadores expuestos a violencia laboral cuando existan signos o síntomas que indiquen una alteración en su salud.

El curso está dirigido principalmente a personal sanitario, pero también puede asistir cualquier persona interesada en el mismo. También es parte de la iniciativa Lugares de Trabajo Seguros y Saludables (ELSSA). Foto: captura de pantalla, CLIMSS.

Con el agravamiento de la pandemia del COVID-19, en 2020 el IMSS puso a disposición de todas las personas un curso sobre el tema en su plataforma de capacitación CLIMSS, la cual lleva el nombre de “Identificación de quemado o agotamiento laboral”, en el que se especifica que la respuesta sintomática es similar a la depresión: “produce diversos malestares físicos, así como una disminución de la motivación y la implicación en el trabajo”.

En el curso sobre esta enfermedad, el IMSS ha incluido el cuestionario MBI y también a los profesionales de la salud. Hay 22 ítems para medir el agotamiento emocional, la despersonalización y la realización personal.

El IMSS también advierte que el quemado “Se manifiesta en agotamiento físico y mental, apatía, desesperación y autoconcepto negativo”. El siguiente paso en este escenario es el aislamiento, que conduce al ausentismo laboral: “no asistes a las reuniones de trabajo y experimentas cambios de humor y comportamientos hostiles”. Esto conduce a sentimientos de insuficiencia personal y profesional, lo que provoca un deterioro de la capacidad de trabajo y una pérdida del sentido de la gratificación.

-Con información de EFE

valeria gonzalez cervantes

Es feminista y comunicóloga de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la Universidad Nacional Autónoma de México. Tiene una gran pasión por la lectura de ficción. Inició su carrera en La Hora Nacional.

Revisión de características de precio de Sony TWS Link Buds Probamos los controvertidos auriculares | TECNOLOGÍA

Rutilio Escandón dirige liberación de 231 personas privadas de libertad en cárceles de Chiapas