in

UNAM premia a Sor Juana Inés de la Cruz a 79 universitarias destacadas

Ser mujer universitaria significa estar convencida de que las cosas van a mejorar y de que vas a participar de ese cambio, dijo Rosa Beltrán.

Por el talento y compromiso que contribuyen al desarrollo de las funciones esenciales de la UNAM -docencia, investigación y difusión de la cultura- 79 universitarias se han distinguido hoy con el Reconocimiento Sor Juana Inés De La Cruzen un acto presidido por el rector Enrique Graue Wiechers.

En representación de la Universidad Nacional, la coordinadora de Difusión Cultural, Rosa Beltrán Álvarez, dijo que ser universitaria es pensar que las cosas pueden ir mejor, pero ser universitaria es estar convencida de que van a mejorar y que van a participar en ese cambio “Tu premio es nuestro premio. Porque como mujeres compartimos una genealogía y una circunstancia histórica”.

En nuestro país se registran 11 asesinatos de mujeres al día, según datos oficiales. Se establecen programas y unidades de género entre grupos e instituciones donde existe un interés genuino por visibilizar las diferencias y mejorar nuestra condición, subrayó.

“Entre estos espacios, la UNAM es pionera y paradigmática, y es en gran parte gracias a ustedes. A las estrategias cotidianas, al arduo trabajo realizado para ser visto, escuchado y definido más allá de un cuerpo y un género; y por eso aplaudo lo que has logrado para ti y para los demás. Una tarea de toda la vida que hoy este reconocimiento Sor Juana Inés De La Cruz los encarna y los define: uno, dos, tres para mí y para todos mis compañeros”.

Beltrán Álvarez agregó que una de cada tres mujeres en el mundo ha sufrido violencia física o sexual en su vida. La Universidad no es ajena a esta realidad, es por ello que el Consejo Universitario aprobó la creación de la Comisión Especial para la Equidad de Género en 2010 y en 2013 publicó el Lineamientos generales para la igualdad de género en la UNAM. En 2016 creó un protocolo para atender casos de violencia de género y en 2019 lo actualizó y le dio personalidad jurídica en la Fiscalía General de la Nación.

En el 2020, luego de la movilización de Mujeres Organizadas dentro de la UNAM, hubo varios cambios y en ese año la Coordinación de Difusión Cultural creó la Unidad de Género e Inclusión. Ha emprendido diversas acciones para que las oficinas, los lugares, los museos, los festivales, así como los contenidos, la extensión y la difusión artístico-culturales sean espacios de convivencia seguros, respetuosos, pacíficos y libres de violencia.

rechazar la violencia

En el Teatro Juan Ruíz de AlarcónJosefina Mac Gregor Gárate, en representación de los académicos premiados de escuelas y colegios, respaldó el compromiso social que han sostenido, a lo largo del tiempo, con la Universidad y con México.

Explicó que a más de 300 años de que Juana Inés de la Cruz fuera perseguida por atreverse a saber, ha resurgido con furia el desprecio por la libertad de la mujer, tratando de imponer su sumisión a la voluntad masculina, a través de acciones violentas.

“Este es un día ideal para insistir en el rechazo a todo tipo de violencia en nuestra universidad, en especial la dirigida contra las mujeres. Además, que nos esforcemos en lo posible por evitarlo y sancionar a quienes lo perpetúen mediante el debido proceso. Mi Facultad, con casi 100 años, vive asediada por la violencia, necesita todo el apoyo institucional para frenarla”, dijo frente a los integrantes de la Dirección, Ana Rosa Barahona Echeverría, Patricia Elena Clark Peralta, Marcia Hiriart Urdanivia, Rocío Jauregui Renaud, María de Luz Jimena de Teresa de Oteyza y Gina Zabludovsky Kuper.

Por su parte, Silvia Estela Jurado Cuéllar, en representación de las universitarias reconocidas en el nivel medio superior, destacó que la educación es un factor fundamental para el crecimiento de la mujer en diversos ámbitos: familiar, laboral y social.

Señaló que se ha dominado este nivel de educación donde se orienta la vocación de la mujer para darle integridad y seguridad de un futuro promisorio. Además, diversos estudios revelan que las mujeres con educación media superior tienen menos probabilidades de tener un embarazo adolescente, lo que hace que la enseñanza y la escuela se consideren factores de defensa social.

“Sabemos que seguimos dependiendo en muchas áreas de criterios masculinos para ser evaluados, aceptados y reconocidos en el trabajo y en la vida cotidiana. Hemos logrado mucho, pero es fundamental seguir trabajando juntos para hacer valer nuestros derechos y reducir la injusticia en todas sus manifestaciones”, agregó, pidiendo a las nuevas generaciones que sean más equitativas e incluyentes.

Para los investigadores premiados, Camelia Nicoleta Tigau, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, celebró la libertad de cátedra y la libertad de expresión que existe en la Universidad Nacional y dejó en claro que su reciente libro sobre discriminación contra profesionales mexicanos no sería posible en otras instituciones.

En el trabajo, se enfrenta a los desafíos de la migración calificada y afirma que, para seguir sus carreras, deben desempeñar su papel de cuidadores al mismo tiempo. En el caso de las mujeres y migrantes mexicanos, tienen aún más dificultades, como tener que enfrentar un largo y competitivo camino para recertificarse; otros posponen o sacrifican su vida matrimonial y otros no pueden ejercer ninguna profesión, porque «no es para mujeres».

Llamó a celebrar y/o protestar juntas y aseguró que no hay minoría femenina. “Hay muchas o más mujeres que hombres”, remarcó en el acto al que también asistieron la secretaria de Desarrollo Institucional, Patricia Dávila Aranda; la coordinadora de Estudios de Humanidades, Guadalupe Valencia García; la titular de la Coordinación para la Igualdad de Género, Tamara Martínez Ruíz; y la presidenta de la Comisión Especial para la Igualdad de Género del Consejo Universitario y directora del Instituto de Biología, Susana Aurora Magallón Puebla.

Al acto asistieron las directoras María Belausteguigoitia Rius, del Centro de Investigación y Estudios de Género; Mary Frances Teresa de Rodríguez Van Gort, de la Facultad de Filosofía y Letras; Laura Susana Acosta Torres, de la Escuela Nacional de Estudios Superiores de la Unidad de León; y María del Carmen Contijoch Escontria, de la Escuela Nacional de Idiomas, Lingüística y Traducción.

Asimismo, los directores de varios institutos: Laura Alicia Palomares Aguilera, de Biotecnología; Marina Elizabeth Rincón González, de Energías Renovables; María Soledad Funes Argüello, de Fisiología Celular; Angélica Rocío Velázquez Guadarrama, de investigación estética; además de Elisa Speckman Guerra, de Investigaciones Históricas, entre otras personalidades.

Arte que envuelve tortillas y mezcla luchas feministas – El Financiero

Muertes por insuficiencia renal aumentan con escasez de especialistas: UNAM