in

Urge acción inmediata para reducir el impacto de la obesidad en México – Diario Basta!

La obesidad en México tiene un impacto económico del 2.15 del PIB nacional anual

Edición del Grupo Cantonal

Debido a su alta prevalencia, efectos en la salud y fuerte impacto social y económico, la obesidad es un problema de salud que requiere una acción urgente de todos los sectores de la sociedad para reducirlo, prevenirlo y tratarlo.

La Dra. Nayely Garibay Nieto, Especialista en Endocrinología Infantil y Coordinadora de la Clínica de Obesidad Infantil del Hospital General de México, informó que la obesidad es una enfermedad crónica, compleja y multifactorial, en la que intervienen la susceptibilidad genética, la vida y las características del medio ambiente, con la influencia de diversos determinantes como la globalización, la cultura, la condición económica, la educación, la urbanización, así como el entorno social y familiar.

Según la Organización Mundial de la Salud, la prevalencia de la obesidad casi se triplicó entre 1975 y 2016, cuando más de 1900 millones de adultos mayores de 18 años vivían con sobrepeso y obesidad en todo el mundo. En Méxicoel porcentaje de adultos de 20 años y más con sobrepeso y obesidad es del 75,2%.

La obesidad es el principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), la mortalidad prematura y el costo social, además de reducir la calidad de vida.

“Entre las complicaciones más importantes asociadas a la obesidad en adultos tenemos la enfermedad cardiovascular en el 20,1% de los casos, la diabetes mellitus tipo 2 en el 15,2% de los casos, los tumores malignos en el 10,8% de los casos y la discapacidad en el 40% de los casos. A esto se suma el estigma y la discriminación hacia las personas con obesidad”, comentó el Dr. Garibay.

“Como resultado de estas complicaciones, la obesidad en México tiene un impacto económico de 2.1 por ciento del producto interno bruto (PIB), considerando los costos directos de atención médica (36 por ciento) y los costos indirectos de mortalidad prematura y pérdida de productividad (24 por ciento). %). Y si no se toman medidas urgentes en todos los niveles de la sociedad, se espera que este costo ascienda al 4,67% del PIB para 2060”, advirtió la coordinadora de la Clínica de Obesidad Infantil.

En México y en el mundo “se deben proponer soluciones multisectoriales para esta compleja enfermedad, que deben enfocarse en la capacitación del personal de salud, en la accesibilidad a los alimentos y la regulación de la industria alimentaria, en la asistencia especializada con base en la evidencia científica, en la eliminación del estigma y trato digno, espacios seguros para la actividad física e intervenciones enfocadas en el paciente y la familia”, agregó la experta en obesidad infantil.

Reducir el peso corporal del 5 al 10% trae grandes beneficios para la salud y la calidad de vida: mejora el perfil lipídico en sangre, la presión arterial, el dolor de artrosis y la apnea obstructiva del sueño. También reduce el riesgo de diabetes tipo 2 y factores de riesgo cardiovascular.

Por su parte, el Dr. Mike Vivas, director médico de Novo Nordisk México, informó que actualmente varios organismos internacionales reconocen la obesidad como una enfermedad crónica. “Para evitar el peso y la muerte asociados a la obesidad, esta enfermedad debe ser abordada de manera integral, con metas claras y alcanzables”, concluyó.

Luchar por la tierra es luchar por todos

Mente sana: el impacto de la actividad física en la salud mental, ¿cómo empezar?